Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Junio - 2014


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Ecumenismo, ¿para qué?

María José Borrego


Entrevista a Diego Teruel, pastor protestante y delegado de Ecumenismo de su Iglesia.

La festividad de Pentecostés, que este año se celebra el 8 de junio, es también una ocasión de diálogo ecuménico, como apunta en esta entrevista el pastor protestante D. Diego Teruel Ballesteros, en la actualidad delegado de Ecumenismo del Presbiterio Madrid-Extremadura de la Iglesia Evangélica Española. –«Ecumenismo, ¿para qué?» es el título de un opúsculo tuyo. ¿Qué mensaje quieres transmitirnos con él? –Cuando acepté ser el delegado de Ecumenismo del Presbiterio, quise dar a conocer a los miembros del mismo la razón de nuestra participación en actos ecuménicos. A veces se vive con un poco de recelo o se cree que tenemos que convertirnos a otra Iglesia, y no es así. Con el ecumenismo buscamos la unidad dentro de la diversidad de las Iglesias. Lo primero que tratamos de vivir es el respeto recíproco. La Iglesia Evangélica Española (IEE) es una Iglesia ecuménica con todas y cada una de las confesiones cristianas, no sólo con la católico-romana. Por eso, en el folleto que escribí se pone de manifiesto que la IEE participó en la fundación del Consejo Mundial de Iglesias, el 23 de agosto de 1948, en Ámsterdam, donde hubo representantes de 147 Iglesias. Algunos pastores de la IEE fueron pioneros en los comienzos del ecumenismo en España, tanto en Barcelona como en Madrid. –¿Cómo nace esta realidad ecuménica? –Muchos caminos llevaron al nacimiento del Consejo Mundial de Iglesias. Entre las diversas motivaciones está el trabajar en diferentes áreas del ecumenismo para dar testimonio ante el mundo del mensaje de Jesucristo. Se trabajó así en tres grandes filones: «Misiones», «Vida y acción» y «Fe y orden». El primer secretario general, Visser´t Hooft, dijo entonces: «Ha llegado el tiempo de que las Iglesias abran los ojos y descubran el inmenso don que Dios les ofrece en las nuevas oportunidades para vivir juntas como miembros del único cuerpo que recibe los muchos dones del único Espíritu». –En 2001 se publicó el documento «Carta Ecuménica». ¿De qué trata dicho documento? –Fue el 22 de abril del 2001 cuando la Conferencia de Iglesias Europeas (KEK), un departamento del Consejo Mundial de las Iglesias, y el Consejo de Conferencias Episcopales Europeas (CCEE), perteneciente a la Iglesia católica, hicieron público dicho documento. En él se pone de manifiesto diversas formas y maneras de colaborar en este campo. Se habla de intercambio de dones, es decir, ese don que cada Iglesia y comunidad eclesial tiene que dar al resto de la cristiandad. Tristemente dicho documento ha tenido muy poca difusión. –¿Cómo vivir el ecumenismo entre las diversas iglesias? –¡La respuesta es compleja! La diversidad de cada una de las Iglesias hace que a la hora de colaborar sea de lo más diverso. Con todo, hay un esfuerzo continuo por comprender el pensamiento del otro, por querernos como somos, con diferentes liturgias, ornamentos, etc. Hay actividades en las que se busca la mayor participación, dentro de la diversidad de cada una de ellas. Por ejemplo, la Semana por la Unidad de los Cristianos, que se celebra cada año en el mes de enero en el hemisferio norte, la prepara un comité en el que están representadas todas las Iglesias que desean participar, y se procura que haya actos en las diferentes iglesias, con la aportación litúrgica de cada una. Lo mismo acontece con el Foro Ecuménico Pentecostés1, en especial en la celebración anual de la vigilia de Pentecostés. En ambas celebraciones hay un espíritu que sobrepasa cualquier posible división, ya que se busca resaltar el espíritu de comunión que, dentro de la diversidad, haga posible la unidad a la hora de proclamar el mensaje del Evangelio. Todo es fruto de una autentica relación de amor recíproco, mantenida en los años, en el día a día. Este año la Vigilia Ecuménica se ha celebrado el 31 de mayo en la Parroquia de Santa Beatriz en Madrid. –Durante años has trabajado en las cárceles asistiendo a los presos. Imagino que la experiencia puede haberte marcado… –¡Sin lugar a dudas! En los 33 años que fui capellán no católico en las cárceles aprendí mucho, y sobre todo me enriqueció en diversos aspectos de mi vida. Fue en la cárcel donde comencé a experimentar el sentido del ecumenismo, primero con los capellanes católicos, con los que nunca tuve problemas y sí una buena amistad y colaboración a la hora de ejercer mi ministerio pastoral. Y los presos me enriquecieron porque ayudaba al prójimo sin distinción de razas ni credos. No todos los que asistían a los servicios religiosos semanales eran de confesión protestante, sino que había judíos, católicos y hasta musulmanes. A todos intenté transmitir las palabras de ayuda y consuelo que dimanan de Jesús de Nazaret. Algo que tuve muy claro desde el primer día que pisé un recinto penitenciario fue que no iba a hacer prosélitos sino a llevar amor, paz y consuelo a mis semejantes. Así entendía y sigo entendiendo el ecumenismo hoy en día. –¿Cuál es tu relación con miembros de otras confesiones cristianas? –Ante todo respeto y amor. Tengo grandes amigos católicos y ortodoxos, unos son laicos y otros son clérigos, y todos tienen el mismo Padre que tengo yo. Por tanto, son mis hermanos a los que amo y respeto. Cuando es necesario, nos ayudamos unas Iglesias a otras. Por ejemplo, en este tiempo de crisis, viendo la necesidad de una comunidad protestante, los católicos nos han ayudado. Otras veces podemos ser nosotros los que ayudemos. En ocasiones nos hemos dejado los salones de nuestros templos para celebraciones de otras Iglesias. –Por último, en el ecumenismo se distinguen varios niveles de dialogo: teológico, el de la oración, el de la caridad y también el de la vida. ¿En qué consiste este diálogo de la vida? –Como fruto de amarnos como somos, tratando de ponernos en el lugar del otro, de vernos con ojos nuevos, de vivir el amor recíproco, surge este diálogo de la vida. Nos sentimos una verdadera familia, porque lo que nos une es la caridad. Ciertamente no siempre es fácil perder nuestras propias ideas, pero se hace el esfuerzo por mantener la caridad antes que romper con el otro. Y esto crea lazos muy fuertes que nos hacen experimentar las palabras de Pablo: «¿Quién nos separará del amor de Cristo?». Porque el amor es uno solo y el amarnos nos hace uno. 1 El Foro Ecuménico Pentecostés es un ámbito de colaboración por la unidad en el que participan la Iglesia Evangélica Española, la Iglesia Ortodoxa Griega, la Iglesia Protestante de Habla Alemana, la Iglesia Católica, la Iglesia Anglicana y la Iglesia Española Reforma Episcopal.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook