Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Mayo - 2014


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Fundación Cauces

Félix Mercado


A punto de cumplir veinte años, Cauces tiene como finalidad principal las personas en condiciones de marginación.

Prevenir, acompañar y promover a las personas marginadas o en riesgo de serlo es la finalidad de la Fundación Cauces. En su larga experiencia, la marginación puede afectar a niños, jóvenes, ancianos, mujeres, disminuidos físicos y psíquicos, presos y exreclusos, drogodependientes, inmigrantes y refugiados. Un amplio abanico. Su primer proyecto se relacionaba con el ámbito carcelario. Se trataba de un piso de estancias breves en el que los expresidiarios podían pasar hasta tres meses para estabilizar su situación con un mínimo de garantías. Con el tiempo habilitaron varios pisos de reinserción para drogodependientes, donde se ofrecía acompañamiento psico-social y atención socio-sanitaria. Hoy la fundación atiende a jóvenes con problemas de integración social. Y atiende también a cuidadores de ancianos o enfermos, por su sobrecarga física, emocional o psicológica. La Fundación Cauces, por decirlo brevemente, entiende que todas las personas son iguales y deben tener los mismos derechos y oportunidades en la vida a fin de poder desarrollar sus capacidades. De ahí el interés de la fundación en ayudar a superar las circunstancias adversas que pueden bloquear el desarrollo de la persona. Hablamos con Pedro Pablo Herráiz, uno de los fundadores y actual presidente de la fundación, quien nos permite bucear en su historia y experiencia. –El principio fue aquel piso de estancias breves… –Recuerdo todos los pasos que dimos como una exigencia del guión que la Providencia nos iba marcando. Más del 90% de las personas encarceladas en aquel entonces tenían problemas con las drogas y el espacio penitenciario no favorecía la rehabilitación. Colaborábamos con la asociación Proyecto Hombre y nuestra labor era el primer contacto en la prisión para luego realizar el programa de rehabilitación en libertad. Así que decidimos complementar los grupos terapéuticos y las actividades dentro de la cárcel con un piso en el que poder compartir con ellos los primeros pasos de una vida en libertad. A esta propuesta se sumaron muchos voluntarios con el fin de cubrir las 24 horas del día. –Luego llegaron más colaboradores y pudisteis ampliar el proyecto… –Los pisos son como naves nodriza de las que partir y volver. ¿Qué hacer el resto del tiempo? Buscamos un espacio para realizar actividades que, a modo de entrenamiento, les permitiera estar en las mejores condiciones posibles para afrontar la reinserción social. Por eso abrimos un Centro de Día. Lo más significativo son los grupos de apoyo de diversa índole, y en el terreno prelaboral y de tiempo libre nos orientamos al mundo de la bicicleta y su promoción como medio de transporte, para pasarlo bien y estar en forma. Hemos gestionado proyectos con la Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid y con el organismo autónomo «Madrid Salud» del Ayuntamiento. También estamos abiertos a la colaboración con universidades para que nuestra experiencia sea un espacio formativo sobre un estilo de acompañar procesos. En 2004 el Ayuntamiento de Madrid nos ofreció la posibilidad de iniciar el proyecto «Cuidar al cuidador», que consiste en sesiones de apoyo para cuidadores de personas mayores dependientes. Aún hoy se mantienen abiertos dos grupos terapéuticos, uno dirigido a personas en situación de duelo y otro para cuidadores. En 2011 surgió la necesidad de acompañar a adolescentes y jóvenes con problemas de drogodependencias. Esta experiencia nos exige mucho, pero nos da mucho. Los jóvenes con esta problemática son duros en su forma de expresar la necesidad de conquistar una identidad propia, pero profundos y auténticos en sus logros. Por último, también en 2011 abrimos un piso tutelado para personas con problemas de enfermedad mental grave. –Por vuestras manos habrán pasado muchas personas… –En estos veinte años hemos acompañado a miles de personas. En realidad, no hemos hecho un recuento, sobre todo de los primeros diez años, cuando nos juntábamos diecisiete personas a comer cada día. Ahora, colaborando con las instituciones, tenemos que llevar un control más estricto. Hoy mismo ha venido con su mujer una persona que estuvo con nosotros hace doce años. Ahora es conductor de ambulancias y recuerda con cariño aquellos momentos en los que se agarró a esta posibilidad de llevar una vida distinta apoyado por una comunidad viva y desprendida. –«Cauces de vida y esperanza». ¿De dónde surge la esperanza? –Nuestro compromiso nació a los pies de una imagen de La Piedad. Mi mujer y yo rezábamos allí largas horas cuando acompañábamos a los chicos a la sede de Proyecto Hombre. María sostiene con dolor el cuerpo inerte de Jesús. Sólo una fe de ese calibre puede hacernos creer en una nueva vida para quien lo ha perdido todo. Además, nos casamos en el monasterio de Buenafuente del Sistal. En el interior de la iglesia románica nace un manantial que resuena de forma permanente. Así es el Amor de Dios, inagotable y fresco. Esas aguas que nacen de la presencia de Dios llegan al mar a través de diversos «cauces». Eso queremos ser nosotros para cada persona. –¿Contáis con algún tipo de financiación u os tenéis que buscar la vida? –Hemos pasado por verdaderas dificultades. El hecho de ser una entidad pequeña nos ha limitado y favorecido a la vez. Ante la sequía de recursos se ha producido una especie de selección natural que ha llevado a la desaparición de muchas entidades como la nuestra. Nos hemos mantenido bajo mínimos, buscando nuevos modelos de financiación. Hoy mantenemos un modelo mixto: las administraciones sostienen parte de nuestros programas y los familiares de los afectados y los amigos de la fundación sostienen el resto. –¿Qué encuentra un voluntario en Cauces? ¿Por qué colabora? –Con nuestros voluntarios se recrea un clima de acogida y aprendizaje que hace de la convivencia verdaderos espacios de comunicación. Son la parte de la sociedad que acoge y acompaña a personas etiquetadas de múltiples formas haciendo que la rehabilitación sea creíble y transitable. Sólo desde un clima comunitario se pueden tender puentes que comuniquen y unan las diferentes islas sociales. Para más información: caucesprogramas.org


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook