Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Escaparate
Abril - 2014


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Cézanne

Clara Arahuetes


Hasta el 18 de mayo - Museo Thyssen Paseo del Prado, 8 - Madrid

El Museo Thyssen nos tiene acostumbrados a exposiciones dedicadas a figuras fundamentales de la historia del arte. En esta ocasión se trata de la primera retrospectiva en treinta años dedicada a quien es considerado el padre del arte moderno, Paul Cézanne. En la muestra vemos obras procedentes de museos y colecciones privadas de todo el mundo, que se exponen junto a otras de Pissarro, Gauguin, Bernard, Derain, Braque, Dufy y Lhote. A través de los diversos apartados de la exposición –Retrato de un desconocido, La curva del camino, Desnudos y árboles, El fantasma de la Sainte-Victoire y Juego de construcciones–, se explora la relación entre los dos géneros a los que el pintor se dedicó con entusiasmo: los paisajes y las naturalezas muertas. Cézanne, al igual que los pintores impresionistas, pinta sus paisajes al aire libre, pero los motivos que representa no son impresiones que cambian según la estación o el tiempo, sino que aparecen ordenados por el pintor como si se tratara de una puesta en escena. Lo mismo sucede con los bodegones, que en un juego de influencias reciprocas con las pinturas de paisajes, incorporan cambios que nos recuerdan los elementos propios de la naturaleza. De ahí el subtítulo de la exposición: «Cezanne. Site/Non Site», tomado del artista Robert Smithson, que alude a la relación entre exterior (pintura al aire libre) e interior (trabajo en el estudio). Paul Cézanne (1839-1906) nació en Aix-en-Provence en una familia acomodada, y siguiendo los deseos de su padre empezó a estudiar Derecho, pero pronto se trasladó a París y se dedicó a su verdadera vocación, la pintura. Allí conoció a Pissarro, a quien consideraba su maestro, y a los impresionistas, con los que expuso en 1874 y 1877. También envió anualmente sus cuadros al Salón Oficial y siempre se los rechazaron. La crítica lo consideraba como el artista más torpe y excéntrico del grupo. Decían de su pintura que era «brutal, tosca, infantil, primitiva», términos que después se convertirían en elogios por la originalidad de su obra. El artista fue ignorado hasta 1895, año de su primera exposición individual en la galería de Ambroise Vollard. Con ella se ganó el respeto y la admiración de sus compañeros y se convirtió en referencia esencial para los jóvenes artistas. Cuando murió, diez años después, ya era considerado una figura crucial del arte moderno. Nos da la bienvenida a la exposición el único retrato que se puede contemplar en ella, Retrato de un campesino, uno de sus últimos lienzos. El viejo campesino aparece en la terraza del estudio del pintor, entre el interior y el aire libre, y su rostro no está acabado, lo que contrasta con el resto de la obra. La chaqueta azul se confunde con la vegetación del jardín, desdibujando la frontera entre figura y fondo. Enseguida nos encontramos con el camino como protagonista en su obra y es que el artista fue un caminante incansable que recorría los alrededores de Aix-en-Provence buscando motivos para sus cuadros. Uno de ellos era la curva del camino, utilizado por los paisajistas para atraer la mirada del espectador hacia el interior de la obra; pero Cézanne bloquea esa mirada con árboles o rocas, sus caminos no van a ninguna parte. Son los árboles y las rocas junto con los desnudos los que protagonizan otro de los ámbitos de la exposición. Aquí árboles y personas a veces llegan a confundirse en las escenas de bañistas: una figura se esconde detrás de un árbol, o se abraza a él…; a veces el árbol parece surgir de un cuerpo, inspirándose probablemente en las metamorfosis de la mitología clásica. Los bañistas del artista carecen de rasgos individuales e incluso temporales, queriendo transmitir no lo personal sino lo universal en la obra de arte. Otro de sus temas preferidos es la montaña de Sainte-Victoire, que incluso se evidencia en sus bodegones; en muchos de ellos, el mantel sobre la mesa aparece ahuecado en forma de montaña. La última sala está dedicada al juego de construcciones, donde sus paisajes quedan representados de forma regular y geométrica a través de la arquitectura, lo que influirá de forma decisiva en el inicio del cubismo, representado en algunas obras de Braque, Derain, Dufy y Lhote. En los paisajes de Cézanne aparecen casas cubiertas con tejados rojos, que en la composición son casi como las manzanas sobre las telas de una naturaleza muerta. Si en los bodegones la mesa quedaba enmascarada por las telas que simulaban un paisaje, en sus paisajes el pintor impone una estructura parecida a la superficie de una mesa: un primer plano vertical, un plano horizontal y otro plano vertical de fondo. Clara Arahuetes clara.arahuetes@telefonica.net


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook