Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Cultura de la Unidad
Abril - 2014


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Para que se sientan vivos

Laura Fernández


Una idea sencilla. Fue como si el sol hiciese rebrotar la hierba.

Hacía años que había dejado de ir a misa, pero Dios no había desaparecido completamente de mi vida. Cuando era pequeña, admiraba la creación y ésta me hablaba de Él. Ya de adulta, gracias a una amiga mía, descubrí que Dios me amaba y me sentí impulsada a volver a la Iglesia. Era como si hubiera encontrado un tesoro que daba sentido a mi vida, y entendía que para no perderlo tenía que cambiar de rumbo y ponerme a amar al prójimo. Desde ese momento mi trabajo –soy ergoterapeuta en una residencia de ancianos– adquirió un nuevo significado. Quería transmitir a todo el que me encontrase algo de esa luz que palpita dentro de mí. No fue fácil al principio. Muchas veces me vi rechazada por los compañeros, que pretendían impedirme que llevase a cabo cualquier iniciativa que tuviera que ver con la fe. Pero en mi corazón nada cambiaba, ya que también podía amar a los que me llevaban la contraria. Una vez al año todos los empleados tenemos una entrevista con los responsables de la residencia. Este año, tras una breve evaluación positiva de las tareas que habíamos realizado, pasamos a hablar de los objetivos. Y aunque sabía que mis compañeros no estaban en la misma onda, me atreví a decir que sería bueno dedicar más tiempo a conversar con los residentes. Me sorprendió mucho la respuesta de los responsables: «Hemos notado que tienes buena relación con ellos, sabes escucharles y comprendes sus necesidades. Se sinceran contigo y eres para ellos un punto de referencia importante. También valoramos tu buena relación con el capellán; es más, no estaría mal colaborar más con él». Entonces les propuse una idea: poder contarles o leerles a los ancianos de vez en cuando experiencias positivas de vida cristiana con el fin de ayudarles a sentirse “vivos”. La respuesta fue afirmativa: «Podrías dedicar la tarde del miércoles a eso, formando pequeños grupos con los que lo deseen. También queremos hacer un noticiario impreso, así que, además de una sección recreativa y de actividades, podríamos poner esas historias y lo que éstas suscitan en ellos». No me lo podía creer. Llevaba años soñando con poder hacer algo así. Después de empezar a compartir esos episodios de vida cristiana, noté cuánto lo agradecían los ancianos y qué sed tenían de conocer testimonios verdaderos, auténticos. Una vez, la directora de la sección abrió la puerta y echó una ojeada mientras yo estaba leyendo, pero se fue enseguida. Luego me dijo que no había querido molestar ni romper el clima de atención que había visto. Una vez una residente me dijo: «Cuando llegué aquí, tenía un peso tan fuerte en el pecho que casi no podía respirar; ahora, escuchando estas historias, respiro a pleno pulmón». Entre los residentes se ha corrido la voz de que tenemos estas ocasiones para compartir. Una vez una anciana me dijo: «¡Para qué voy a ir a escuchar! Si pienso en todo lo que he vivido, podría escribir un libro». Me dolió un poco, pero enseguida cambié de actitud y la escuché atentamente. Luego le propuse si quería conversar, así que fijamos una cita. Había llegado a sus noventa años –me contó– con una herida abierta desde que tenía siete. Y estaba esperando el momento de poder liberarse de ella. No lograba perdonar, y como no era creyente, no podía recurrir a la fe para sanar la herida. Hablamos del perdón, del futuro que nos espera, de la existencia de Dios… Estuvimos una hora y media hablando y al terminar me dijo que nunca se había sentido tan libre. No paraba de darme las gracias. La relación con ella sigue y me va desvelando otras vicisitudes en las que ella misma descubre la intervención de Dios. O sea, que está recobrando la fe. Cuando la edad avanza, es difícil olvidar los dolores y perdonar las ofensas que uno ha sufrido. Me estoy dando cuenta de que el amor que trato de dar a estas personas es como el sol de primavera, que hace rebrotar la hierba en la tierra árida.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook