Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Febrero - 2014


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

El inicio de algo más

Betty M.


Con otros vecinos nos hemos puesto de acuerdo para mejorar, en cuanto esté a nuestro alcance, la convivencia con los demás vecinos.

Al término de su servicio, la comunidad de vecinos le pidió a mi marido que continuara siendo vocal de nuestro portal, dada la gestión positiva que había realizado en el cargo y la buena relación con el presidente. A raíz de esta invitación, en casa nos planteamos cómo mejorar la relación con nuestros vecinos. Con algunos es más fácil, somos más afines; con otros, sin embargo, nos cuesta más, pues los hay que no pagan la comunidad o generan a veces cierto malestar entre todos. Las Navidades pasadas nos ofrecieron la oportunidad de mejorar la convivencia con todos. Se nos ocurrió hacer un bollo típico, que en mi tierra llamamos pan dulce, heredado del panettone italiano, y regalárselo a cada una de las familias del portal (¡unas 20!). Mi casa rebosaba de olor a frutos secos, agua de azahar, vainilla, canela, pan recién horneado, papeles de colores para envolver los bollos y muchas horas de dedicación en la cocina. No había duda que allí se preparaba una fiesta. Cuando fui a llevárselo a una de mis vecinas morosas, me quité de la cabeza todos los prejuicios que tenía para acercarme a ella como la Navidad me pedía: sólo con una actitud de acogida. Mi vecina se emocionó y me dio un abrazo. Justo llegaba de la calle con frío y pensaba tomarse un chocolate caliente… ¡Con mi bollo era lo más! Para ver a la del 5º fui con mi nieta, que es compañerita de su hija de 5 años. Gran alegría y algarabía de sus niños. Está separada y a cargo de tres hijos… Tras esta visita, ahora baja a mi casa a ver si está mi nieta y puede llevársela a jugar. Le ha propuesto al administrador hacer un plan de pagos de las cuotas atrasadas. Con la del 4º nunca habíamos cruzado más que unos buenos días o qué frío o qué calor, según la estación. Recuperada de la sorpresa de mi visita, me hizo pasar a su casa. No sabía qué ofrecerme y llamaba a su hijo para que me saludara. También está sola desde que su marido se fue… Esos días, mi marido llevaba siempre en el coche un bollo, que yo iba renovando, por si se encontraba con algún vecino al que no hubiéramos visitado. Nuestro vecino musulmán llegó a su casa diciéndole a su mujer que no sabía my bien cómo se llamaba el bollo, pero que estaba seguro de que era una tradición navideña. Con otros vecinos con los que ya había una buena relación, se ha consolidado y nos hemos puesto de acuerdo para mejorar, en cuanto esté a nuestro alcance, la convivencia con los demás vecinos. La idea de tener ese detalle navideño resultó en una tarea preciosa, que generaba sorpresa primero, agradecimiento después, y que ha sido el inicio de algo más que ser vecinos desconocidos.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook