Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

La entrevista
Febrero - 2014


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Saber decir «no»

Ana Moreno Marín


Gervasio Sánchez, fotógrafo y periodista independiente, especializado en conflictos armados y con 30 años de experiencia a sus espaldas. «Antología», una retrospectiva a su carrera, continúa su periplo y en marzo llega al Centro Neymer (Avilés).

–Gervasio Sánchez se define como… –Una persona curiosa, obsesiva y perfeccionista. –¿Qué tiene ahora en el punto de mira? –Un proyecto en Afganistán que presentaré a finales de año y dos proyectos en los que llevo involucrado muchos años: Vidas minadas y Desaparecidos. –Se cumplen 4 meses del secuestro de los periodistas Javier Espinosa y Ricardo García en Siria. Y no son los únicos. Más de 55 informadores han sido asesinados y cerca de 40 secuestrados o detenidos. ¿Qué está ocurriendo con el periodismo de guerra? –Bueno, qué está ocurriendo en Siria. El periodismo de conflictos siempre ha tenido situaciones complicadas con periodistas secuestrados, golpeados, asesinados, perseguidos, encarcelados, por lo menos desde que trabajo en esta especialidad desde hace 30 años. Pero en Siria el número de periodistas que sufren estas situaciones es muy alto. Estamos ante una situación tan difícil que podemos hablar de misión imposible y apagón informativo. –Siempre he pensado que hay que ser de otra pasta para ser corresponsal de guerra… –Es una especialización del periodismo como otra cualquiera. No creo que los que vamos a conflictos seamos distintos a quienes hacen tribunales, periodismo de investigación (que casi no hay en ninguna parte), periodismo local... Yo cursé esta especialidad en la universidad y ahí dirigí mi interés, pero no es ni mejor ni peor. –¿Cómo ve el periodismo hoy? –Mal. Hay dos problemas principales: una crisis económica generalizada que ha hecho que miles de periodistas se queden sin trabajo, que las facultades se hayan convertido en fábricas de parados, que las empresas utilicen la crisis para echar a sus mejores periodistas o los más críticos, y otra más profunda, la de identidad del periodismo, que empezó con la publicidad. Cuanto más ponían las empresas bancarias, las multinacionales, los grandes empresarios, más se cerraban las investigaciones periodísticas por el poder político y económico. –¿Es verdad que le han apuntado alguna vez con un fusil? –No soy dado a hablar de las intimidades de mi profesión. Hay a quien le encanta hablar de sí mismo y de lo que pasa... Cuando llevas 30 años en conflictos, vives muchas situaciones; algunos de mis mejores amigos están muertos por hacer lo que yo hago. Yo he tenido suerte y ellos mala suerte. Pero creo que tenemos que dejar de ofrecer al público la visión de que los profesionales que hacemos conflictos somos distintos al resto. –Por cierto, un Premio Nacional de Fotografía que empezó como camarero… –Es verdad. Empecé cuando era un niño de 15 años y ya llevaba trabajando unos cuantos veranos. La primera vez que tuve contrato fue con 13 años. Con 11 años ayudaba a mi abuelo haciendo de ayudante de cartero. Con 13 estuve en un supermercado todo un verano... Y gracias a que trabajé como camarero durante 17 veranos me saqué la carrera de periodismo y pude viajar a todos los lugares a los que quería. –Así, por curiosidad, ¿cuál era su especialidad? –Trabajaba en un chiringuito de playa de Tarragona, donde había muchísimo trabajo. Durante unas semanas estuve en la barra y luego en la terraza sirviendo paellas, filetes con patatas, gambas... Recibiendo a turistas y a muchos aragoneses y zaragozanos a los que luego he vuelto a encontrar por la calle o incluso en mis exposiciones, lo que es muy emotivo. –Por suerte para la humanidad cumplió su sueño de ser fotoperiodista. ¿Qué es para ud. la fotografía? –Es una forma de poder mostrar la realidad de una manera sencilla, apasionante y apabullante. No creo que valga más que mil palabras, pero sí que una buena imagen te permite más rápidamente o con más claridad comprender una realidad. Sobre todo para las nuevas generaciones que están acostumbrados a las imágenes. –Aunque hoy una fotografía la puede hacer cualquiera o incluso usarla cualquiera… –Todo el mundo puede apretar un gatillo; otra cosa es lo que sale. En cualquier especialidad hay que tener un aprendizaje, primero como aprendiz, luego como ayudante y después, maestro, y se necesitan muchos años. –¿Qué intenta transmitir como maestro? –No soy maestro, pero tengo mucha experiencia. Participo en seminarios, talleres, escuelas de fotografía e intento transmitir mi experiencia y hacer entender que en mi vida profesional los momentos de alegría han llegado después de muchos momentos de incertidumbre, dificultades, de soledad, incluso de grandes frustraciones. –Antología, una retrospectiva a sus 25 años de trabajo, continúa su periplo, ahora en Portugal y en marzo en Asturias, en el Centro Neymer de Avilés. ¿Satisfecho con la acogida? –Sí, muy contento. Comenzó en marzo de 2012 en Madrid en la Tabacalera y tuvo 45.000 visitantes. Ha ido recorriendo ciudades de España y Portugal y va a seguir itinerando durante los próximos 2 o 3 años. –Dígame uno de los momentos de su carrera que más le haya aportado personal y profesionalmente… –¡Qué difícil! Un momento muy importante para mí fue cuando la Asociación de la Prensa de Aragón me dio mi primer premio. Estaba cubriendo la Guerra de los Balcanes y de Bosnia para el Heraldo de Aragón y que me dieran el premio por el trabajo realizado durante 1993 fue muy emotivo. A pesar de que hay otros premios, el primero es muy importante. Algo parecido me pasó con mi primer libro o mi primer hijo... –¿Qué lleva en su maleta cuando va a un conflicto, además de ropa y material fotográfico? –Llevo Jamón de Teruel, siempre, envasado al vacío en paquetes de 250 gr. y voy sacando por el camino. Y a veces en una zona muy conflictiva, era el cumpleaños de algún compañero periodista y hemos sacado los jamones... También me ha servido para pagar algún favor a algún compañero como una llamada telefónica cuando resultaba casi imposible. –¿Es verdad que lo que se ve en una guerra nunca se olvida? –Es difícil olvidar algo que tiene tanta trascendencia en la vida. Otra cosa es que creamos que como no nos pasa a nosotros, no tiene importancia, y cuando nos afecta, nos creemos las únicas víctimas, ¿no? Lo que yo veo normalmente es trascendente, provoca miseria, muerte, estrés, heridas gravísimas y, por tanto, te afecta. Si no, no lo podría transmitir con decencia. –¿Qué hace feliz a Gervasio Sánchez? –Haber dicho tantas veces: «No, soy periodista y no puedo hacer esto». No puedo aceptar la censura, entrevistas pactadas, que esto no se puede tocar porque afecta a los intereses de la empresa, que afecta al partido tal o cual, o a los intereses de empresas que nos dan publicidad. Es verdad que yo al hacer periodismo de conflicto estoy menos afectado por sus intereses y por eso admiro tanto a quien hace periodismo local, que es donde se cuecen las grandes batallas que distorsionan el periodismo, las grandes presiones a los periodistas. Lo primero que hay que aprender ya en la facultad es a saber decir «no». –Ud. es crítico con la profesión, pero ¿qué pide como ciudadano? –Una sociedad más crítica y autocrítica, una sociedad más activa en defender los principios básicos de la democracia y, sobretodo, ser crítico no sólo cuando tu partido favorito está en la oposición, sino también cuando está en el poder. (Foto: Diego Sánchez)


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook