Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Cultura de la Unidad
Abril - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Gracias


Adhesiones y testimonios

«Con ella experimentábamos que la espiritualidad de la unidad podía construir puentes, tejer relaciones, abatir prejuicios seculares, renovarse en testimonio común. Ha sabido amar apasionadamente a la Iglesia, y lo ha hecho sobre todo sirviendo a la unidad, como signo y garantía de su fidelidad». Card. Walter Kasper, presidente del C. P. para la Promoción de la Unidad de los Cristianos. «Cada encuentro con ella ha sido un evento que ha dejado profundas huellas en mi vida. Era una persona que contagiaba a sus interlocutores su entusiasmo por las cosas de Dios. Un mensaje para sus hijos espirituales: llevad adelante esta llama del carisma con gran coraje. En la Iglesia es una historia que no se cierra, sino que se abre». Card. Stanislao Rylko, presidente del C. P. de Laicos. «A Chiara el respeto y la estima de la Iglesia de Constantinopla por su monumental labor de promoción de un amor basado en el Evangelio, entre personas de creencias y formación distintas. Me siento feliz de haber podido visitar a Chiara durante mi último viaje a Roma. Que su alma encuentre paz donde reposan los justos y donde ho hay dolor». Bartolomé I , patriarca ecuménico de Constantinopla «Ha sido una de las grandes figuras de la Iglesia moderna y una de las figuras que pertenece no sólo a la comunidad de la Iglesia católica, sino a todos los que comprenden cuánto se ha empeñado por la renovación de los cristianos. (...) Por muchos, muchos años me han estimulado y ha inspirado mi ministerio. Pienso que veremos en ella una de las grandes luces de la actual generación cristiana». Rowan Williams, arzobispo de Canterbury. «Chiara ha tenido un gran impacto en el movimiento ecuménico y ha favorecido de manera significativa las relaciones entre las iglesias de diferentes tradiciones cristianas. (...) Si nuestras hermanas y hermanos del Focolar siguen teniendo entre ellos la presencia de Jesús, seguirán experimentado la energía del carisma que Chiara les ha dado». Rev. Dr. Samuel Kobia, Secretario General del Consejo Mundial de la Iglesias. «Chiara me ha enseñado la dignidad del carisma, su valor, que es lo más precioso que tenemos. Chiara es de todos. Es de la Iglesia y también de la gente de otras religiones; Chiara es del mundo porque ha sido de Jesús. Ahora que está en silencio tenemos que aprender a escucharla, y la podremos escuchar sólo si hacemos unidad entre nosotros». Andrea Riccardi, Fundador de la Comunidad de San Egidio. «Su carisma de amor y unidad ha hecho mucho bien a muchos obispos, sacerdotes y creo que también a toda la Iglesia. Sorprende que muchos hermanos del Camino Neocatecumenal, cuando han estado en contacto con los focolarinos, han experimentado una comunión enorme. Yo creo que en estos tiempos los carismas son muy importantes en la Iglesia para que ésta pueda llevar a cabo su misión». Kiko Argüello, Fundador del Camino Neocatecumenal. «Recuerdo los largos años de amistad con don Giussani, que dice que su carisma ha sido suscitado para hacer vivo el evento cristiano como luz que sostiene la esperanza». Julián Carrón, Comunión y Liberación. En España «Conocí a los focolarinos, sus escritos y su obra, en Roma por los años sesenta, y particularmente en Bruselas por los años ochenta del siglo pasado. La saludé y escuché en Madrid al inicio de este siglo. Alma que ha acogido en plenitud la Palabra del Señor y la ha reflejado brillantemente en todos los continentes, sobre todo en el europeo. Alma escogida por el Señor para despertar en mujeres y hombres el conocimiento de Dios Padre Misericordioso, en orden a conducirlos a la felicidad verdadera, la visión del rostro de Dios en las personas que encontramos en nuestro camino». Mons. Manuel Monteiro de Castro, nuncio apostólico. «Transmito pésame señores obispos. Ruego haga extensible a todos los miembros del Movimiento Focolar. Encomendamos al Señor el eterno descanso de Chiara Lubich». Mons. Juan A. Martínez Camino, secretario de la Conferencia Episcopal. «La vida de Chiara ha tenido, por la gracia de Dios, una fecundidad inmensa, de la que toda la Iglesia se enriquece. Su invitación permanente a la unidad nos ha recordado una y otra vez que la Iglesia es, en Cristo, signo e instrumento de la unidad de todo el género humano». Mons. Javier Martínez, arzobispo de Granada. «Compartiendo estos momentos de dolor, me uno a todos ustedes en la oración y en la esperanza, dándole gracias al Señor por todos los dones recibidos durante su vida y pidiéndole al Señor, por intercesión del apóstol Santiago, que la haya acogido en su bondadosa misericordia». Mons. Julián Barrio Barrio, arzobispo de S. de Compostela. «El testimonio de esta mujer, gran creyente, misionera de la comunión en la Iglesia y en el mundo, enamorada de la Santísima Virgen, constituye un hermoso legado para la comunidad cristiana (...) Me uno de corazón a la acción de gracias de tantas personas que se han beneficiado de su entrega a la Iglesia y a los pobres, y pido al Señor que su obra siga produciendo abundantes frutos de vida cristiana». Card. Agustín García-Gasco, arzobispo de Valencia. «Excepcional mujer que deja una maravillosa obra y que es una de las figuras más relevantes del siglo XX. Sintiendo en nuestro corazón su irreparable pérdida, nos unimos también de corazón a la acción de gracias por su larga y fecunda vida que fue un canto al amor de Dios, que se reflejaba en su rostro amable y sincero que queda grabado para siempre en nuestro recuerdo. (...) Con su ejemplo de humildad y sencillez, de amor a Jesucristo, de entrega incondicional a Él, fue un espejo de dulzura y bondad, que se verá recompensado con la contemplación del rostro radiante del Padre, junto a la santísima Virgen María. Su testimonio alimentará nuestra memoria y nuestro corazón, del que brota una oración emocionada de súplica y de acción de gracias. Súplica confiada de que ya descansa en los brazos del Padre, y acción de gracias por todo el bien que su paso por esta vida ha reportado a la Iglesia», Card. Carlos Amigo Vallejo, arzobispo de Sevilla. «Deseo de corazón que su carisma esté bien arraigado en sus hijos e hijas para que sigáis ofreciendo a la Iglesia, en sus distintas diócesis del mundo, vuestro empeño por la comunión, la fraternidad y el diálogo entre las personas y los pueblos. Es un carisma muy necesario en estos tiempos». Jaume Pujol Balcells, arzobispo de Tarragona. «Sabedor del bien que Chiara ha aportado a la humanidad con su larga vida y de los muchísimos frutos con los que la ha enriquecido, quiero manifestarle a usted y, en su persona, a todo el Movimiento de los Focolares, mi más sentida condolencia. Estoy seguro de que, desde del cielo, seguirá protegiendo a cuantos ahora se sienten afligidos por su muerte y a cuantos, a través de su persona y de sus escritos, conocieron más a Dios y se esfuerzan por seguirlo con mayor radicalidad». Francisco Gil Hellín, arzobispo de Burgos «La luz del carisma de Chiara Lubich sigue teniendo una fascinación especial con la característica de la lozanía que da el Espíritu en cada época de la historia. Como obispo, ahora puedo decir que gracias a estos carismas la Iglesia sigue embelleciéndose. Chiara Lubich, espléndida hija de la Iglesia, seguirá siendo una fascinante estela de luz en medio de nosotros, pues su luz ya es eterna en la Luz que es Cristo». Mons. Francisco Pérez González, arzobispo de Pamplona, obispo de Tudela. «Me uno a vuestros sentimientos de dolor por la pérdida y de esperanza por la nueva vida que Dios Padre abre a Chiara por la muerte y resurrección de Jesucristo. Celebraré la primera Eucaristía en sufragio por el alma de Chiara». Mons. Miguel Asurmendi Aramendia, obispo de Vitoria. «Pedimos por su eterno descanso, mientras agradecemos el subrayado evangélico, el recordatorio cristiano que ha supuesto su vida entre nosotros. Que sea ahora su obra y sus hijos quienes continúen de parte de Dios y de María lo que en Chiara tuvo tan hermoso y eclesial comienzo». Mons. Jesús Sanz Montes, ofm, obispo de Huesca y de Jaca. «Comparto el dolor y la esperanza de todos los miembros del Movimiento, que tanto bien ha hecho y hace a la Iglesia mediante su espiritualidad y el gran servicio que prestan a favor de la unidad de la Iglesia. (...) La Eucaristía de hoy la he ofrecido por ella, para dar gracias a Dios por su vida y por los dones que recibió y que puso a disposición de la Iglesia». Mons. Antonio Dorado Soto, obispo de Málaga «Nuestro más sincero pésame por la pérdida de la que, guiada por Dios, fue vuestra fundadora y presidente de la Obra de María - Movimiento de los Focolares. Pedimos a Dios por ella y (...) nos encomendamos a ella para que desde el cielo siga ofreciendo luz y bendición divina para el Pueblo de Dios aún peregrino». Gonzalo Ruipérez Aranda, secretario del arzobispo de Zaragoza «La iglesia terrenal ha perdido un fidelísimo miembro, que con gloria y alabanza inmensa lo acompaña a la celestial, en estos santos días de la Pasión salvífica de su Cabeza y Fundador, Jesucristo, porque para los cristianos no existe la muerte sino la adormición en el Señor». Metropolita Policarpo, arzobispo ortodoxo de España y Portugal. «Madre Chiara, conocemos todos de dónde han venido, Madre; has venido del vientre de los dolores. Has venido, como siempre, bella, guapa, con la mirada llena de Amor y de mucha preocupación por todos, igual exactamente que los profetas enviados de Dios. (...) Chiara nunca morirá, Chiara está viva, viva siempre con nosotros cuando leemos la Biblia, El Corán, la Torah y todos los libros sagrados; cuando echamos una mano a un necesitado, cuando tenemos la bella relación con el universo, cuando vivimos todos los principios que nos enseñó; cuando cantamos con el mundo entero la Canción de Chiara Lubich. (...) Descansa Madre y gústate la felicidad de la cercanía de Dios y envíanos la luz divina para que nuestro mundo viva en Paz y Amor». Allal Bachar Al-Idrisi, imán de la Mezquita Al-Saud de Marbella. «Cuando en diciembre de 2002 pude conocer a Chiara Lubich y su carismática personalidad convocando a la unidad en Dios, sentí una especial emoción ante su llamada a la solidaridad con quien había iniciado un camino hacia la definitiva reunificación (...) El ejemplo de su vida es el mejor testimonio de su discurso. No cerró la puerta a nadie que quisiera compartir esta verdad. En el año 1945 habíamos iniciado en la Asociación Católica de Propagandistas un movimiento para intentar promover la unidad europea entre los cristianos españoles, que luego extenderíamos a todo el que quisiera participar en esa generosa pretensión. La fe y la esperanza del Movimiento de los Focolares nos dio la respuesta». Fernando Álvarez de Miranda, ex presidente del Congreso de los Diputados, ex defensor del pueblo. «Recibí a Chiara Lubich en la sede del Parlamento de Cataluña. Me viene a la mente su rostro de paz y de profundidad (...) El mensaje de hermandad que ella llevaba en su corazón afloró entre nosotros. Hace falta ser lúcido, entender las exigencias del momento histórico para llegar a ser un buen político. Pero hace falta la fuerza y la tensión que significa la fraternidad humana para que el político cristiano pueda aportar su testimonio de amor desde el corazón mismo de la política. Buen político y político bueno. (...) Hablamos de todo ello, pero sobre todo sentimos una sintonía, una complicidad fruto de nuestro deseo compartido de ser buenos cristianos». Joan Rigol, ex presidente del Parlamento de Cataluña. «¡Qué intensa jornada la del 3 de diciembre de 2002 en Madrid, cuando, tras varias visitas de la presidenta de los Focolares a autoridades civiles y jerarquías religiosas, nos reunimos con ella los directivos del Movimiento Europeo y pudimos confirmar nuestro común empeño por una Europa-resorte hacia la paz mundial basada en el diálogo y en la justicia! Nos produjo admiración a todos los presentes su espiritualidad exenta de dogmatismo, su idealismo asentado en el conocimiento de la realidad, su voluntad de logro de un mundo más unido y justo. La fuerza interior de Chiara, su clara exposición, nos emocionó a todos; y estoy seguro de que de aquella sesión salimos -focolares o no- con la voluntad de poner nuestro granito de arena para reforzar y, en lo posible, prolongar el camino que Chiara Lubich ha transitado día a día, desde su juventud hasta esta triste fecha. Pero Chiara vivirá en el recuerdo de millones de personas y vivirá en la Historia, que con su obra vivificó». Carlos Mª Bru Purón, Presidente del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo, ex diputado socialista en el Parlamento Europeo y en el Congreso de los Diputados. «Acabo de visitar Tierra Santa. En Jerusalén he sentido, como Chiara Lubich, una emoción inolvidable al pisar la escalera de los Macabeos, siguiendo los pasos de Jesús con los suyos (...) Y en Getsemaní volví a escuchar, con san Juan, aquella última súplica: “que todos sean uno, como tú Padre estás en mí y yo en ti”. Chiara, la mujer fuerte del Libro de los Proverbios, aquella que “se reviste de fortaleza y de dignidad y sonríe ante el porvenir”, ya está en el Padre. Que su aliento de esperanza ecuménica nos empuje hacia la unidad de una humanidad más fraterna». Claro J. Fernández-Carnicero, jurista. Fundación Tomás Moro. «Nos invade una gran alegría por todo lo que ha significado para vuestra familia y para toda nuestra Iglesia. Con sus dones humanos y espirituales “el Señor ha hecho maravillas”». Françoise y Bernard Pouvreau y P. Ángel López, responsables eurpeos de Encuentro Matrimonial. «Queremos estar muy cerca de todos vosotros en este momento tan importante para vuestro movimiento y para la Iglesia. Ahora Chiara, que tanto ha trabajado por la comunión y la unidad, podrá gozar de la Comunión y el Amor plenos de Dios». Gonzalo Espina Peruyero, moderador general de Adsis. «Demos gracias a Dios por su vida fecunda, por esta gran testigo de la unidad del siglo XX que ha sido Chiara». Tíscar Espigares, Comunidad de San Egidio. «Chiara se ha encontrado cara a cara con el Señor de su vida. Desde el Cielo intercederá para que el Movimiento siga dando tantos frutos o más, como en su vida terrenal». Juan José Rodríguez, presidente del Foro de Laicos, miembro de Cursillos de Cristiandad. «Pedimos al Señor por la Obra de María, para que os conceda la gracia de un seguimiento intenso y apasionado del carisma que Chiara recibió para el bien de la Iglesia y de todos los hombres». Diaconía nacional de Comunión y Liberación. «Éste es un momento de especial gracia y bendición, de valorar la riqueza de vuestra vocación al servicio de la Iglesia y de nuestros hermanos los hombres, sabiendo que ahora vosotros, cofundadores, tenéis la hermosa tarea de recoger la antorcha que un día ella encendió». Jesús María Delgado Vizcaíno, director territorial de los Legionarios de Cristo «Le teníamos y tenemos mucho cariño. Sólo hemos disfrutado con sus intervenciones en los encuentros internacionales vía satélite. Gracias a los envíos de sus reflexiones que hemos recibido todos los meses, ha sido una persona muy valiosa para nuestra oración. Chiara (...) sigue animando y dando vida a los Focolares y a muchos cristianos». Carmen y José Luis, delegados nacionales de los Equipos de Nuestra Señora. «Hoy es su dies natalis porque ha nacido para el Cielo. Es Viernes de Dolores, anticipación de la fiesta de la Resurrección. La Virgen, en la fiesta que hoy celebramos (la Desolada), ha querido llevársela al cielo con ella». P. Santiago Martín, Fundador de los Franciscanos de María.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook