Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Noviembre - 2013


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Palabra de Vida - Noviembre 2013

Chiara Lubich


«Sed buenos, comprensivos, perdonándoos unos a otros como Dios os perdonó en Cristo». (Ef 4, 32)

«Sed buenos, comprensivos, perdonándoos unos a otros como Dios os perdonó en Cristo». (Ef 4, 32) (1) Este programa de vida es concreto y esencial. Bastaría por sí solo para crear una sociedad diferente, más fraterna, más solidaria. Está sacado de un amplio proyecto propuesto a los cristianos de Asia Menor. En aquellas comunidades se había alcanzado la «paz» entre judíos y gentiles, los dos pueblos que representan a la humanidad, divididos hasta entonces. La unidad, don de Cristo, hay que reavivarla siempre y traducirla en comportamientos sociales concretos, enteramente inspirados en el amor recíproco. De ahí las indicaciones sobre cómo plantear nuestras relaciones: «Sed buenos, comprensivos, perdonándoos unos a otros como Dios os perdonó en Cristo». Benevolencia: querer el bien del otro. Es «hacerse uno» con él, acercarnos a él completamente vacíos de nosotros mismos, de nuestros intereses, de nuestras ideas, de tantos prejuicios que nos nublan la mirada, para cargar con sus pesos, sus necesidades, sus sufrimientos, para compartir sus alegrías. Es entrar en el corazón de aquellos a quienes nos acercamos para comprender su mentalidad, su cultura, sus tradiciones, y hacerlas, en cierto modo, nuestras; para entender de verdad lo que necesitan y saber acoger esos valores que Dios ha depositado en el corazón de cada persona. En una palabra: vivir por quien tenemos al lado. Misericordia: acoger al otro tal como es, no como quisiéramos que fuese, con un carácter distinto, con nuestras mismas ideas políticas, nuestras convicciones religiosas y sin esos defectos o esos modos de hacer que tanto nos irritan. No; hay que dilatar el corazón y hacerlo capaz de acoger a todos con su diversidad, sus limitaciones y miserias. Perdón: ver al otro siempre nuevo. Ni siquiera en las convivencias más bellas y serenas –en la familia, en la escuela, en el trabajo– faltan momentos de fricción, divergencias, enfrentamientos. Llegamos a no dirigirnos la palabra, a evitar encontrarnos, por no hablar de cuando se arraiga en el corazón el odio en toda regla hacia quien no piensa como nosotros. El compromiso fuerte y exigente es tratar de ver cada día al hermano y a la hermana como si fuesen nuevos, novísimos, sin recordar en absoluto las ofensas recibidas, sino cubriéndolo todo con el amor, con una amnistía completa del corazón, a imitación de Dios, que perdona y olvida. Además, la paz verdadera y la unidad llegan cuando la benevolencia, la misericordia y el perdón se viven no sólo individualmente, sino juntos, en la reciprocidad. Y así como en una chimenea encendida, hace falta de vez en cuando mover las brasas para que la ceniza no las cubra, también es necesario, de vez en cuando, reavivar expresamente el amor recíproco, reavivar las relaciones con todos, para que no queden recubiertas por las cenizas de la indiferencia, de la apatía y del egoísmo. «Sed buenos, comprensivos, perdonándoos unos a otros como Dios os perdonó en Cristo». Es necesario que estas actitudes se traduzcan en hechos, en acciones concretas. El propio Jesús demostró lo que es el amor cuando sanó a los enfermos, cuando dio de comer a la muchedumbre, cuando resucitó a los muertos, cuando les lavó los pies a sus discípulos. Hechos, hechos: esto es amar. Recuerdo una madre de familia africana: había tenido que sufrir la pérdida de un ojo de su hija Rosangela, víctima de un chico agresivo que la había herido con un palo y seguía burlándose de ella. Ni el padre ni la madre del chico habían pedido disculpas. El silencio y la falta de relación con aquella familia la amargaban. «¡Consuélate –decía Rosangela, que había perdonado–, tengo la suerte de poder ver con el otro ojo!». «Una mañana –cuenta la madre de Rosangela–, la madre de aquel chico me mandó llamar porque se sentía mal. Mi primera reacción fue: “¡Mira ésta, ahora viene a pedirme ayuda, con tantos vecinos como hay, precisamente a mí, después de lo que nos ha hecho su hijo!”. »Pero inmediatamente recordé que el amor no tiene barreras. Corrí a su casa. Ella me abrió la puerta y se desmayó entre mis brazos. La acompañé al hospital y me quedé a su lado hasta que los médicos la atendieron. Al cabo de una semana, ya fuera del hospital, vino a mi casa a darme las gracias. La recibí con todo el corazón. He conseguido perdonarle. Ahora la relación se ha reanudado; es más, es completamente nueva». También nosotros podemos llenar el día de gestos concretos, humildes e inteligentes, como expresión de nuestro amor. Veremos crecer alrededor nosotros la fraternidad y la paz. 1) Palabra de vida publicada en Ciudad Nueva n. 434 (8-9/2006), p. 22. Puntos relevantes: ¿Qué hacer para construir una sociedad en paz, más fraterna y solidaria? - Vaciarme de mí mismo para acoger sin prejuicios al otro: su mentalidad, sus valores, necesidades, sufrimientos y alegrías. - Querer al otro tal como es, sin pretender acomodarlo a mis criterios. -Mirarlo cada vez con ojos nuevos, con una amnistía total del corazón, olvidando divergencias y enfrentamientos. - Revisar continuamente estas tres actitudes en mí mismo y vivirlas junto con otros. Libro recomendado este mes: Francisco, papa, «100 días», Ed. Ciudad Nueva, Madrid 2013 (2ª edición). Recoge todas las intervenciones públicas de Francisco en sus primeros 100 días como papa, con un índice temático que ayuda a profundizar en las palabras-clave de su pontificado. (selección: Ana Hidalgo)


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook