Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Escaparate
Octubre - 2013


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Aníbal en Hispania

Clara Arahuetes


Museo Arqueológico Regional Alcalá de Henares Plaza de las Bernardas s/n Hasta el 12 de enero de 2014

El Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid nos invita a descubrir la vida y las hazañas de Aníbal en Fragor Hannibalis. Aníbal en Hispania, una exposición monográfica sobre el estratega cartaginés que nos permite seguir sus huellas en la Península Ibérica a través de 300 piezas procedentes de importantes museos españoles y extranjeros. Según el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, «la leyenda de Aníbal fue tal que durante muchos años su nombre era esgrimido por las madres romanas para asustar a sus hijos, como si fuera el Coco. Y todavía muchos años después de su muerte, la expresión “Aníbal está a las puertas” era utilizada por los senadores romanos para indicar que el imperio se enfrentaba a un peligro formidable». De forma amena y didáctica se quieren dar respuestas a los interrogantes que plantea el personaje: ¿Quiénes eran el gran líder militar y su ejército? ¿Qué poder representaban? ¿Con qué propósitos llegaron a Hispania? ¿Qué cultura y tradición aportaban? Nos da la bienvenida una reproducción a gran tamaño del posible retrato de Aníbal, tal y como aparece en las monedas de plata acuñadas en su mandato. Los sonidos y ruidos de batalla envuelven al visitante en el inicio del recorrido, donde se nos recuerda la historia de Cartago, que era con Roma la vanguardia de la cultura antigua del Mediterráneo y en muchos aspectos la superaba. Los cartagineses fueron los inventores de la agricultura antigua y unos genios de la ingeniería naval: crearon grandes barcos e inventaron la navegación por las estrellas. También se explica por qué Amílcar quería conquistar Hispania: para robustecer a Cartago y enfrentarse a Roma tras ser derrotados en la Primera Guerra Púnica. El padre de Aníbal, Amílcar, y su cuñado Asdrúbal crearon un poderoso estado que se extendía por el sur y el sudeste de la península, con una red de ciudades fundadas o refundadas por ellos que seguían el modelo de la ciudad helenística: Qart Hadasht (Cartagena), la ciudad más grande y desarrollada en aquella época, Gadir (Cádiz), Àkra Leuké, Carteia, Tossal de Manises, mostraban el poder militar y político de los cartagineses. Otro de los interrogantes a los que se intenta dar respuesta es el poder militar y las tácticas empleadas por Aníbal. Su ejército unía a la tradición cartaginesa, el armamento helenístico y la aportación hispana en el campo de la metalurgia. Asimismo tenía gran importancia la caballería, sobre todo los gigantescos y temibles elefantes que eran el símbolo bélico de la dinastía de los Barca, a lo que se sumaba el apoyo de la fuerza naval. Estos generales cartagineses se consideraban príncipes helenísticos descendientes de Alejandro Magno, así que las monedas muestran su imagen idealizada y divinizada. Los Barca se propusieron ser reyes-dioses en la tierra y dominar el mundo como Alejandro. En el santuario del Herakleion gaditano se veneraba una imagen de Alejandro. También se daba la asociación del dios púnico Melqart con Herakles, el Hércules gaditano, como lo vemos en las monedas y en la escultura del Museo del Prado. La familia de Aníbal quería crear un imperio en Occidente semejante al de Alejandro Magno en Oriente y para ello se vincularon a la realeza de las ciudades iberas mediante el matrimonio con hijas de nobles o con princesas. La referencia a Imilce, princesa ibera y mujer de Aníbal, y a su ciudad Cástulo (Linares, Jaén), se realiza mediante piezas halladas en este lugar, como apliques en bronce en los que se representan figuras con ecos orientales. Un aspecto importante del mundo ibérico asociado a los Barca es el banquete aristocrático, una práctica extendida por todo el Mediterráneo antiguo como forma de estrechar lazos entre los miembros de la élite. Estos banquetes podían tener también un carácter funerario, como parte del ritual de convertir en héroe a un difunto. En ellos se utilizaban lujosas vajillas realizadas en materiales nobles como la plata, de los que podemos ver algunos ejemplos de los siglos III y II a. C. También la Dama de Baza, imagen funeraria de una princesa, aparece como una diosa, lo que indica la importancia de las mujeres en la aristocracia de las sociedades ibéricas y en la transmisión de derechos dinásticos. La imagen tiene bajo sus pies una ofrenda de armas. Aníbal y su talento como estratega hicieron de su ejército la mayor fuerza militar del Mediterráneo, sólo comparable a la de Roma. Vemos piezas arqueológicas de armamento ibérico y celtibérico, como los que debieron llevar los mercenarios de origen hispano a su servicio: espadas, escudos, lanzas, etc. ¿Cómo acabó Aníbal? Es la pregunta que abre los últimos capítulos de la exposición. La conquista de Sagunto fue el pretexto para reabrir la lucha entre Cartago y Roma, dando así comienzo a la Segunda Guerra Púnica. El ejército de Aníbal marchó sobre Italia para atacar Roma. La guerra también llegó a Hispania con los ejércitos romanos que desembarcaron en Emporion en el 218 a. C. El museo recoge algunos de los últimos hallazgos arqueológicos. Un ejemplo es la batalla de Baécula, en la que se enfrentaron los ejércitos romano y cartaginés a las órdenes de Escipión y Asdrúbal Barca en el año 208 a. C. Publio Cornelio Escipión puso fin al dominio cartaginés en Hispania conquistando la capital Qart Hadasht (Cartagena) y derrotando a los últimos ejércitos cartagineses en el 206 a. C. En el 202 el mismo Escipión derrotó a Aníbal en África, en la batalla de Zama (Túnez). La leyenda de Aníbal ha perdurado en el tiempo, convirtiéndose en un símbolo del poder militar. Su recuerdo aparece en todas las épocas en documentos, cuadros, esculturas y tapices que evocan sus hazañas, como en la serie de tapices de la catedral de Zamora del siglo XVI o la esculturas de un sacerdote indio representado como Aníbal en el Museo del Prado. También se evoca su nombre en el retrato ecuestre de Napoleón, pintado por David, donde aparecen grabados en la roca los nombres a los que Bonaparte trata de emular: Aníbal y Carlomagno. Clara Arahuetes clara.arahuetes@telefonica.net


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook