Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Cultura de la Unidad
Octubre - 2013


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Estamos hechos por amor y para amar

Igino Giordani


Necesitamos al hermano para llegar a Dios, a la vida, a la felicidad.

Mirando las cosas humanas con los ojos de Dios, se queda uno sorprendido por ese insistente apremio a los hombres para inducirlos a que cumplan con el deber de amar a los hermanos. Es como si se consumieran ingentes energías para inculcarles el deber de vivir, la conciencia de ser felices y la conveniencia de no extinguirse. El hermano no es artículo que haya que tolerar; es un medio para vivir, es vida para nosotros. Y nosotros lo necesitamos para llegar a Dios, y por consiguiente a la vida, a la felicidad. Sin el hermano estaríamos en una ciudad sin calles. El cielo no les basta a los hombres que van a pie. Si dondequiera que encuentras al hombre lo amas, automáticamente introduces en ese amor el amor de Dios, la liberación del mal, la admisión del bien. Se acaba la soledad, un mal que lleva al aburrimiento en las metrópolis. Y se encuentra la plenitud de la existencia, para la cual, además de los bienes económicos, se obtienen también los bienes espirituales. Puede ser que en una determinada circunstancia tal hermano sea adverso, serio, cerrado… Entonces lo amas cual imagen de Cristo sufriente, crucificado, abandonado, muerto… y en ese amor incluso sus posibles actitudes de odio y daño se transforman en elementos de redención. Entonces, nuestros sufrimientos constituyen nuestra más alta dignidad, nos hacen colaboradores de Dios. Y el beneficio revierte en la sociedad, donde la maldad no se derrota con cañones, no se domina con la policía, sino que se desenvenena con el amor. Por lo tanto, basta con acercarse a uno o varios hermanos en la oficina, por la acera o donde sea, y darle vida a lo que es vida, la comunión. El hombre está hecho por amor y está hecho para amar; vive en la medida en que ama. No le basta con ser amado, y eso que es amado infinitamente por Dios. ¿Acaso no estamos en una época comunitaria? La comunión culmina en ese supremo valor que es Cristo en medio de nosotros: en medio de la sociedad, en las oficinas, en los bancos (incluso…), en el Parlamento (nada menos…), en el taller, en la iglesia y en casa. Así que queda mucho por hacer en esta vida y no hay que matar el tiempo. La comunión con el hermano te lleva a poner en común los bienes del espíritu y los bienes del cuerpo: Padre nuestro en los cielos y pan nuestro de cada día en la tierra. Éste es el “misterio” revelado gracias al cual la convivencia humana se transforma en una marcha ascendente hacia la unidad de todos en Cristo. Le due città, Ed. Città Nuova, 1961.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook