Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Octubre - 2013


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Seguridad en la red

Agustín Tonet


¿Son tan privados nuestros contenidos en internet?

El caso del Programa PRISM, mediante el cual la Agencia Nacional de Seguridad y el FBI norteamericanos recogían información de los usuarios de diferentes empresas de tecnología y redes sociales, vuelve a poner en tela de juicio que nuestros datos estén tan seguros como podía parecer. No es nada nuevo el que las agencias de inteligencia busquen información entre los miles de datos que dejan los usuarios cuando navegan por la web, pues ya en su momento saltó el escándalo de la empresa Verizon, que había entregado datos de sus usuarios a las agencias de inteligencia de Estados Unidos. Para quien no se haya enterado, esta vez se trata de que las dos agencias de seguridad rastrean millones de conversaciones, correos electrónicos, fotografías, transacciones con tarjetas de crédito y todo tipo de información personal directamente en los servidores de nueve de las principales compañías de internet, como Google, Facebook, Twitter, etc. Viviane Reding, comisaria de Justicia de la Unión Europea, declaró en su momento que un programa de esas características «tiene consecuencias graves para los derechos fundamentales de los ciudadanos». Evidentemente nadie podría oponerse a esa afirmación; sin embargo, al mismo tiempo el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, William Hague, salió afirmando que «mucha información es compartida con Estados Unidos (…) tenemos una excelente relación de inteligencia». PRISM es un programa que se inició bajo la administración Bush y toma su nombre de los prismas usados para dividir un haz de luz, la misma que se utiliza para transmitir información en fibra óptica. El programa se ampara en la Patriot Act y básicamente permite a las agencias de seguridad de EE.UU. tener acceso a toda la información que circula en internet, principalmente en nueve proveedores: Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL, Skype, YouTube y Apple. Y lo mismo que ocurre en Estados Unidos, ocurre en cualquier otro país del mundo. Ciertamente estamos ante un problema serio. Cuando dejamos a la libre interpretación de los gobiernos cuál es el límite para rastrear información sin dañar el derecho a la privacidad de los usuarios, lo más probable es que la primera víctima sea la confianza. Y hablo de la confianza de los usuarios con respecto a su gobierno, con respecto a la red social o el sitio en donde deposita su información, o esa misma confianza que solía tener con otros usuarios a la hora de escribirles. Por más que nos cueste aceptarlo, lo cierto es que cuando algo se hace digital y se transmite, deja de ser privado. Todo pasa en algún momento por un intermediario que tiene la capacidad técnica de frenarlo, analizarlo y guardarlo. Un especialista en innovación digital como Jaron Lanier explicó: «La moda del anonimato ha anulado la gran apertura general de los años noventa. A menos que tus datos sean realmente importantes, no uses el anonimato. Y si lo son tanto como para ponerte en peligro, no los subas a la web». Beatriz Busaniche, experta de la fundación argentina Vía Libre y especialista en el tema de privacidad en internet, explica que la recolección de datos es algo que se viene desarrollando desde hace años: «En el siglo XX lo que conocíamos como “inteligencia” (espionaje) tenía más que ver con el seguimiento de alguna persona en particular por una razón política, económica o la que fuera. Ese tipo de vigilancia se sigue haciendo, pero el cambio de paradigma consiste en que ahora recolectar datos y procesarlos es mucho más económico. Las posibilidades de capturar datos están a la orden del día tanto para el Estado como para las empresas». «Hay una recaudación masiva de datos en las redes sociales, especialmente Facebook», señala la especialista, y agrega: «No sólo información del usuario y de sus relaciones, sino incluso lo que estás leyendo cuando no estás en Facebook. Si estás leyendo un diario, un blog y le das un “me gusta”, automáticamente esa información va a tu perfil». Esta captación de datos permite «segmentar y vender audiencia a los anunciantes, que es lo que hacen empresas como Facebook y Google, que te ofrecen servicios gratuitos». También es conocido el caso de los servicios de Google como Gmail, en donde, si en el contenido de tus correos electrónicos un término es mencionado muchas veces, seguramente algo relacionado con esa palabra te aparecerá entre las publicidades vinculadas que ofrece el buscador. Con la tecnología ya disponible es mucho más fácil rastrear la información de los usuarios, ya que las empresas de internet retienen muchos más datos de los que debieran, mientras que los usuarios vuelcan muchos datos en las redes sociales, muchas veces incluso los que no dirían ni a sus amigos o familiares. Toda nueva tecnología requiere ser bien conocida, aprender sus pros y sus contras. Por esa razón los adultos deben prevenir a sus hijos sobre los peligros de poner información sensible en internet, y los jóvenes, que se adaptan fácilmente a las nuevas tecnologías, deben explicar a los adultos cómo y para qué sirven las herramientas y cuál es la forma de usarlas con seguridad. El futuro nos tiene que encontrar más escépticos y más responsables sobre el uso y la distribución de la información en internet. No debemos caer en los extremos, pero sí debemos ser cuidadosos. Siempre habrá alguien que nos pueda leer. Diez herramientas para proteger tu privacidad en internet 1- Guía de privacidad para nuevos (y no tan nuevos) usuarios de Facebook http://on.fb.me/Vt463f 2- Tor Project: es un navegador que permite navegar sin que nuestra dirección IP sea localizada ni rastreen las páginas que visitamos. 3- Duck Duck Go: buscador anónimo. 4- Seleccionar el modo incógnito de los navegadores que usamos. 5- Cryptocat: sala de chat encriptada. 6- No permitir la geolocalización automática en los smartphones. 7- Lavabit: servicio de correo electrónico seguro. 8- Secure Gmail: cifra los correos enviados desde Gmail. 9- Helm.is: aplicación para móviles de mensajería instantánea segura. 10- Do not track plus: extensión para bloquear a los “robots” de internet que intenten recopilar información sobre nuestros movimientos en la red.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook