Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Correspondencia
Octubre - 2013


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Correspondencia


La Diada de este año /

La Diada de este año Los que estábamos en Catalunya el pasado 11 de septiembre asistimos a un espectáculo insólito: una cadena humana de más de 400 km en la que hombres y mujeres de todas las edades y condiciones sociales unían sus manos en un abrazo colectivo. Sorprendente además que se celebrara sin el menor incidente y en un ambiente festivo, no obstante las dificultades organizativas o las horas de viaje para muchos, la alegría en los rostros era la característica general. El objetivo era decididamente político: poder disponer de un Estado propio. Los comentarios de los medios de comunicación han sido también de carácter político. Las primeras declaraciones del gobierno y del partido de la oposición subrayan la unidad del Estado español garantizada por una constitución a la que se le da un carácter inamovible. La Unión Europea también se ha visto interpelada sobre la posibilidad o no de la inclusión dentro de la Unión de un hipotético futuro estado catalán. Ante todo esto, la pregunta es: ¿se trata de un problema sólo y en primer lugar político? ¿O más bien es un problema humano y de relaciones humanas? Nos dejamos deslumbrar por la técnica, pero no entendemos que si bien hoy podemos comunicarnos entre todos los habitantes del planeta, lo que realmente cuenta es la calidad de las relaciones que estrechamos y no el medio utilizado. Una organización, como es un Estado, es una creación humana, sin duda compleja, pero un instrumento al fin y al cabo. Dicho en palabras pobres, es una cosa. En contraste, nosotros somos alguien y no algo. En efecto, vemos que para un Estado democrático la sociedad es una agrupación, un montón de individuos reducidos a números que forman mayorías y minorías. En esta ocasión este mecanismo se ha mostrado superado. En Catalunya, esta vez, más que un número mayor o menor, quien se manifestó fue un pueblo, una unidad en la heterogeneidad de sus componentes. Por eso, no podemos pretender que sean los instrumentos políticos quienes encuentren la luz que nos saque del túnel en el que nos encontramos con respecto a esta cuestión. Si algo se ve claro en esta ocasión es precisamente la incapacidad de esos instrumentos para resolver este reto. No quiere decir esto que un intento de adaptación de las estructuras estatales o que un diálogo entre políticos de aquí y allá no fuera positivo e incluso obligado. Pero evidentemente nos enfrentamos ante todo a una realidad humana y somos los seres humanos los que unimos o des-unimos, los que amamos u odiamos, los que nos abrazamos o los que nos enfrentamos. ¡Y lo que sería grave es que los catalanes se hubieran manifestado no ya en busca de una fórmula política más apropiada para ellos, sino porque sintieran que en España no son aceptados como tales catalanes, con su lengua y características culturales específicas! Si fuera así, querría decir que el calor del afecto, del amor de que somos capaces muestra temperaturas muy bajas. En cambio, quisiéramos ver que a la cadena de manos que se unieron en Catalunya se unen otras manos, si bien en espíritu, y llegan a crear una cadena por toda la península. Y no sólo, sino que al llegar a los extremos de la geografía, también allí la última mano pueda estrechar otra y otras, porque el corazón humano no se satisface con una parte, aunque sean muchos. Sólo cuando la entera humanidad se considere una única gran familia en su variedad de pueblos y culturas podremos sentir la plena felicidad. Jordi Marjanedas


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook