Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Septiembre - 2013


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Estuve en la cárcel y me visitaste


Experiencia de una voluntaria en el ámbito de la pastoral penitenciaria.

El mundo de las prisiones no me interesaba, pues pensaba simplemente que los que estaban en esa situación era porque se lo habían buscado, pero empecé a introducirme en este campo a partir de ver unas imágenes de una cárcel. De este modo entré en contacto con gente de la pastoral penitenciaria de mi ciudad, que estaba compuesta principalmente por señoras más o menos jóvenes. Estas personas llamaron mi atención, porque en ellas noté que la verdadera motivación de su actividad era el Evangelio: «Estuve en la cárcel y vinisteis a verme». No lo hacían para llenar un tiempo libre, sino con verdadero espíritu. No lo pensé dos veces y me incorporé al equipo. Llevo ya varios años acompañando en las eucaristías de los domingos, que se celebran tanto en la cárcel de hombres como en la de mujeres. Además de preparar juntos la celebración, hay ocasión para entablar relación personal con los reclusos. Los sentimientos que experimentas al acercarte a ellos son muchos, y te das cuenta de que es el mundo más pobre y más marginado que se pueda imaginar. Por eso cada domingo, antes de acercarme a ellos, me preparo para escucharlos hasta el fondo, para amarlos sin medida, como si esta fuese la primera vez. En cierta ocasión pidieron voluntarios para acompañar a un recluso a una visita médica. Pensé que era mi oportunidad de hacer algo más por ellos y me ofrecí. Cuando por la mañana iba hacia la cárcel junto con otra compañera de la pastoral, sentía mucho desasosiego porque sabía que el servicio entrañaba riesgo. Hasta el simple hecho de cómo colocarnos en el coche era un problema. Te vienen a la cabeza toda clase de temores y prejuicios; piensas si podrá escapar o robarte lo que tienes… Pero me serené y, confiando en Dios, distribuimos las plazas: él iría de copiloto y mi amiga detrás. Y salimos. Miré el reloj y viendo que teníamos bastante tiempo hasta la hora de la consulta, le comenté: «¿Quieres que vayamos a desayunar? Aún es temprano». Dentro de la cafetería la gente nos miraba con extrañeza, quizás porque éramos un grupo singular y él se movía de forma llamativa. «Es Jesús», me dije. Y disfrutaba por la alegría que él tenía haciendo algo que para nosotras era lo más normal. Terminada la consulta médica, ya no nos quedaba más que llevarlo nuevamente a la prisión, pero él insistía en que todavía tenía tiempo. Poniéndome en su lugar y haciéndome uno con él, comprendí que quería apurar aquellos momentos de libertad hasta el último segundo. De camino a la prisión hay un supermercado, así que le comenté: «Quizás necesites comprar algo. Vamos a entrar». Quería llevarse de todo. Era un acto de amor más a Jesús. Cuando nos despedimos, estaba feliz. No sabía cómo expresar su alegría y su agradecimiento, con abrazos y besos. Ya en la puerta nos dijo: «Vosotras sois mi familia; sois mis madres». Un vez en la calle, mi amiga no salía de su asombro por lo que habíamos vivido ese día. Me preguntó: «¿Cómo haces para no mostrar inquietud, para estar tan natural?». Y ella misma se respondió: «¡Claro, es que tú viajas tanto!». Mi respuesta fue una sonrisa. G. S.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook