Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Correspondencia
Septiembre - 2013


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Correspondencia


Mantener la esperanza - Angrois

Mantener la esperanza Estamos rodeados de personas que nos recuerdan que las cifras del paro tienen rostro y no pueden sernos ajenas. A todos nos toca de cerca una crisis que va más allá de la economía, pues ha hecho tambalear la tranquilidad del mundo cómodo en el que hemos vivido hasta no hace mucho. La generación que nos precede convirtió con su esfuerzo la posguerra en prosperidad. Los abuelos y bisabuelos de hoy nos devolvieron la esperanza. Gracias a ellos hemos gozado de una infancia sencilla pero alegre, con ilusión. Su proyecto truncado por una guerra civil comenzó a realizarse en nosotros. Nos enseñaron que había que esforzarse y pelearon para crear una sociedad más justa y con más derechos, en la que nadie pase hambre, en la que todo el mundo tuviera atención sanitaria y judicial, educación, seguridad laboral. Pero olvidamos lo que cuesta ganar dinero y algunos poderosos y muchos aprovechados han abusado para enriquecerse. Resquicios de leyes incompletas en un habitual clima de prosperidad han sido la plataforma para que algunos robaran en un mercado liberado de prejuicios, con la complacencia de algunos políticos que olvidaron su función de servicio público. Luego perdimos el sentido de nuestro trabajo, pues ya no se trataba de crear una sociedad mejor para nuestros hijos, sino de disfrutar lo más posible derrochando los frutos que sembraron otros. Y cuando explotó la burbuja, se llevó por delante el trabajo y los ahorros de muchos, pero también la confianza y la esperanza en un mundo mejor. Hay que volver a dar un sentido global a lo que hacemos. Levantarse cada mañana con la confianza de que nuestro trabajo vale. Por ello los que tenemos trabajo hemos de desempeñarlo con perfección y desinterés, tratando de dar lo mejor de nosotros mismos. Al fin y al cabo seguimos saliendo a la calle con la confianza de que no nos van a atacar, o que en la tienda no nos van a robar. Nuestra sociedad funciona y es solidaria; nunca hubo tantos voluntarios, tantas ONG, tanta colaboración. Quizás soy ingenuo, pero creo en el ser humano. No puedo creer que todos los políticos sean corruptos. Confío en las personas, y espero que entre unos y otros saquemos al país de este pozo, porque de otras más gordas hemos salido. Hemos de pedir a los responsables que hagan bien su trabajo, como cada ciudadano. Incluso hemos de exigírselo mediante los instrumentos que la democracia ofrece. ¿Acaso no demandamos a un médico que pone en riesgo la vida de un paciente? Y cuando hayamos conseguido superar esta crisis, no volvamos a nuestro pequeño paraíso de comodidad, porque el resto del mundo necesita nuestra colaboración. Hoy el objetivo es más grande: una sociedad sin fronteras. Los que tenemos trabajo y seguridad hemos de compartir con quien no tiene. Sólo así podremos crecer todos juntos y aspirar a una humanidad nueva, a un mundo más unido, que no es una utopía sino una necesidad de supervivencia. José Luis Guinot Angrois El barrio de Santiago de Compostela donde el 24 de julio descarriló el tren Alvia se ha hecho famoso. No lo digo sólo por el trágico accidente que sesgó la vida a decenas de personas, sino por la reacción de sus vecinos. No obstante la magnitud del accidente ferroviario, el peligro de explosiones, los cables eléctricos rotos, el caos y lo crudo de las escenas, los vecinos de Angrois fueron los primeros en acudir a auxiliar a las víctimas, y cuando los servicios de emergencias llegaron, ya habían sacado a muchas de los vagones. No pararon durante toda la noche, ayudando a los profesionales y llevando agua y mantas. A mi entender, fue un acto sublime de humanidad y amor al prójimo. A los pocos días de la tragedia, empezó a organizarse por internet una recogida de firmas para que les otorguen el premio Principe de Asturias de la Concordia. Y me parece bien, porque la actitud de los vecinos de Angrois merece ser tomada como ejemplo de civismo y humanidad. F. L.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook