Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Julio - 2013


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

El mapamundi de la fraternidad

Magddalena Maltese


Recogerá hechos, acciones, proyectos de fraternidad. Los jóvenes de los Focolares lo inauguraron en Jerusalén el pasado 1 de mayo.

Bulos es palestino y vive en Belén. Se acaba de ir la corriente en su casa, cosa que ocurre a menudo, y la oscuridad cela su rostro A la luz de una vela relata apasionadamente lo que supone vivir en Palestina sin apenas trabajo y con tres hijas. Candidato en las últimas elecciones municipales, las urnas lo apoyaron, pero la ley electoral no. No importa: colaborará con la denominada asamblea de sabios que informalmente asesora la labor de las instituciones. Y como sabio que es, hace unos años Bulos animó a su hija a entrar en un equipo de fútbol femenino formado por chicas cristianas y musulmanas. Era una oportunidad para favorecer el diálogo entre ambos mundos, que conviven pero con problemas palpables. Estas chicas no sólo han vencido el reto de la relación entre ellas, sino varios torneos en Europa y Oriente Próximo. «Ser puentes» Una vida de resistencia y diálogo la de Bulos, y también un fragmento de fraternidad para el mapamundi que los jóvenes de los Focolares inauguraron en Jerusalén el 1 de mayo pasado. Esta ciudad fue la elegida precisamente porque simboliza esa fe que cambia la historia pero es a la vez lugar de divisiones lacerantes. De aquí parte la segunda fase del Proyecto Mundo Unido (United World Project), una iniciativa lanzada en septiembre pasado en Budapest con un neologismo inglés: «Let’s bridge» («Construyamos puentes»). Ahora ha llegado el momento de «Ser puentes». Durante los ochos meses de la primera fase del proyecto, estos jóvenes han tratado de construir puentes, lazos fraternos en todo el mundo, y han empezado a crear una base de datos que los recoja, dándole incluso soporte académico con la ayuda de politólogos y expertos en derecho internacional. En este gran “contenedor” pretenden catalogar las iniciativas de solidaridad, justicia y apertura a los demás que se llevan a cabo en todo el mundo para luego darlas a conocer. «Hay que resaltar la fraternidad como motor de la historia humana, como fuerza histórica», dicen los coordinadores del proyecto. Estas palabras, pronunciadas junto a la escalinata donde según la tradición Jesús rogó por la unidad, podrían parecer una utopía, pero ahí están los datos: más de 50.000 firmas recogidas para apoyar el proyecto, más de 700 acciones de fraternidad ya catalogadas, contactos con la Unesco en varios países europeos y latinoamericanos, etc. «Nos atrevemos a esperar –añaden– que la Semana Mundo Unido sea una expo internacional e itinerante de nuestra campaña por la fraternidad universal y que la ONU la reconozca». La edición 2013 de esta expo empezó el 26 de abril en Tierra Santa: Belén, Nazaret, Haifa, Cafarnaún, Tiberiades y el desierto de Jericó, lugares en que los contrastes de todo tipo son estridentes, pero donde muchas personas que viven allí quieren «ser puentes»: entre árabes y hebreos, entre judíos y cristianos, entre musulmanes y armenios… Y con ellos, 130 jóvenes de los Focolares llegados aquí de 25 países emprenden esta original peregrinación. El encuentro Lara es una joven árabe de Jerusalén. Cuando coge el autobús, los pasajeros judíos no la ven como una ciudadana sino como una posible terrorista. O al menos es lo que ella siente. En 2007 participó en un proyecto que consistía en dos sesiones mensuales de diálogo entre jóvenes árabes (cristianos y musulmanes) y judíos. La política es un tema recurrente cada vez que este martirizado pueblo se pone a conversar. «Sin embargo –dice Lara– nos propusimos hablar de nuestra familia, de comida, de música, del amor y del respeto al otro. Al cabo de seis meses terminó el proyecto, pero yo opté por seguir apoyando esta iniciativa, que ya lleva seis años, porque estoy convencida de que el cambio es posible». Música y danza Talleres de hip hop, teatro, música y coreografía realizados por los grupos musicales Gen Rosso y Gen Verde pusieron la nota artística a la reconciliación. Dos chicas judías, al ver que en su grupo había palestinos y que ellas estaban más preparadas que los demás, se echaron atrás. Luego una de ellas volvió: «He comprendido que aquí lo que cuenta es la relación y no sólo que salga bien. La única regla es prestar atención al otro». Y esto se convirtió en el lema de la puesta en escena de los tres conciertos públicos. Edna Angelica Livnè, judía, y los alumnos de su fundación de teatro-danza compartieron escena en el concierto de Haifa con Ferial Kshibon, árabe, directora de una escuela de danza tradicional, y sus alumnos. «La vocación del arte es unir a las personas –explica Edna– y el teatro puede ser un instrumento, un inicio de paz que abata los muros que nos impiden vivirla». La sinagoga A unas manzanas del Yad Vashem, el museo de la memoria de las víctimas del Holocausto en Jerusalén, se eleva la sinagoga reformada Yedidya. Por esta vez las convenciones se dejan a un lado y no hay separación entre hombres y mujeres, se puede ir con zapatillas deportivas, y hasta algunas chicas toman la palabra desde el atril. Aquí los jóvenes de los Focolares se reúnen con judíos de varias ciudades de Israel y son acogidos calurosamente por el rabino Ron Kronish. «Esta reunión será importante para nosotros –dice Kronish–, porque obcecados por los conflictos entre los dos pueblos que habitamos este país, nos olvidamos de que somos parte de la misma familia humana». Y mientras jóvenes palestinos e israelíes de su asociación hablan de los puentes de amistad que han establecido entre ellos, el rabino Kronish concluye: «El mensaje de los Focolares es también nuestro; de hecho, ellos son los principales colaboradores en nuestro proyecto de reconciliación». En esta sala, Jerusalén se muestra como una patria que acoge a todas las gentes. Al abrir el simposio, Mons. Giuseppe Lazzarotto, nuncio apostólico en Israel, había subrayado que ésta «sigue siendo tierra de profetas y soñadores, no ajenos a la realidad, pero sí anclados en Dios, capaces de compartir sus sueños y mantener viva la esperanza». Ser puentes se parece a ser profetas. Invitamos a nuestros lectores a participar en el Proyecto Mundo Unido (United World Project) señalando pequeñas o grandes acciones personales o colectivas que fomenten la unidad llevadas a cabo en sus barrios, ciudades o pueblos, así como las que se lleven a cabo a nivel regional, estatal o internacional. Estas acciones serán catalogadas en el «mapamundi de la fraternidad» para que sea tomado en consideración por la ONU y otras instituciones internacionales. info@unitedworldproject.org


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook