Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Julio - 2013


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Inventar el trabajo

Isaías Hernando y Luigino Bruni


Para poder “inventar” el trabajo es necesario que desde la niñez se vaya laborando un imaginario, un código simbólico del trabajo.

Me gusta imaginarte de vacaciones, querido lector, leyendo estas líneas al cobijo de una sombrilla en una terraza veraniega. Los tiempos del descanso y del trabajo siempre han estado entrelazados: el trabajo da sentido a las vacaciones y las vacaciones al trabajo. La camarera que te ha traído el café rondará los 25 años y parece despierta y comunicativa. Te cuenta que se llama Marta y este año no tiene vacaciones, pero se siente afortunada por no ser uno de los millones de jóvenes que no encuentran empleo; afortunada al menos hasta que acabe el verano y con él su precario contrato de trabajo. Los expertos le dicen que forma parte de la generación de españoles mejor formada de la historia, pero que la situación del empleo nunca será lo que fue, que hay que “inventarse” el trabajo. El gobierno le dice que a pesar de la crisis y los recortes va a dedicar importantes esfuerzos a los emprendedores. Y Marta se pregunta si esto no se veía venir y si ser emprendedor es algo que se pueda improvisar de la noche a la mañana. Cuestión de formarse Marta tiene razón. La falta de trabajo actual tiene que ver con el declive de todo un sistema económico- productivo que la crisis de las finanzas especulativas ha agravado, pero que ya se venía fraguando mucho antes, y el emprendimiento no se improvisa. A la «generación de españoles mejor formada» resulta que, en general, se la ha formado muy poco en el emprendimiento y mucho menos en el emprendimiento social, el que hace avanzar la sociedad desplazando hacia delante los límites de lo humano. Para poder “inventar” el trabajo es necesario que desde la niñez se vaya elaborando todo un imaginario, un código simbólico del trabajo. Cuando los adultos de hoy éramos niños, jugábamos con excavadoras, muñecas, tractores y quimicefas que, en nuestra fantasía, creaban el trabajo del mañana. Jugando al fútbol, al bote-bote, a la búsqueda del tesoro o a «polis y cacos» se aprendía a cooperar, a competir, a resolver los conflictos, a aceptar las derrotas, a convivir con las limitaciones personales y, en definitiva, a trabajar. Hoy deberíamos preguntarnos si nuestros niños no pasan demasiado tiempo solos ante el televisor o jugando con videojuegos o monstruos de cuatro cabezas. ¿Cómo se van a inventar de adultos un trabajo y sobre todo un oficio si de niños nunca lo han visto ni lo han soñado? Hace falta todo un esfuerzo colectivo, con la imprescindible contribución del arte, la poesía, la literatura, la pintura, la arquitectura, para recrear nuevas imágenes y nuevas historias del trabajo y la vida en común. El método salesiano Después, en el colegio y en la universidad es necesario seguir educando (sacando, ése es el significado de educere en latín) las capacidades emprendedoras y la excelencia que cada uno lleva escondida dentro. Hay un sencillo diálogo de san Juan Bosco, maestro de la juventud y el trabajo, con un muchacho llamado Bartolomé, que expresa bien lo que estamos diciendo. «¿Cuántos años tienes, Bartolomé?», le preguntó Don Bosco al muchacho. «Dieciséis», respondió él. «¿Sabes leer y escribir?». «No», contestó Bartolomé. «¿Sabes cantar?». «No». «¿Sabes silbar?». «Sí», respondió por fin afirmativamente el chico. Bartolomé sabía silbar, así que podía hacer también muchas otras cosas buenas. El método salesiano nos enseña que cada joven tiene un camino de acceso a su propia excelencia. Sólo hay que ponerle en condiciones de encontrarlo, con la escucha adecuada, con las preguntas adecuadas y con ojos capaces de ver lo invisible debajo de las apariencias. Nuevo entusiasmo Pero, mientras tanto, para dar respuestas a la situación de hoy, es necesario preguntar a los jóvenes («Ask the boy», decía Baden Powell, fundador de los Scouts). Nadie sabe mejor que ellos lo que necesitan. Son los jóvenes, antes que nada y que nadie, quienes deben pensar y decir cómo resolver sus problemas, incluido ese problema crucial que es la falta de trabajo. La sociedad en su conjunto puede hacer mucho para ayudarles a transformar sus capacidades y competencias en ingresos, pero siempre después de reconocer esta prioridad. Marta, nuestra camarera, se plantea emigrar en busca de pan y de futuro. En España, por primera vez después de muchos años, ya son más los que emigran que los que llegan a nuestro país en busca de trabajo. Los abuelos, los emigrantes de ayer, ven cómo sus nietos, pobres en trabajo y esperanza, vuelven a hacer las maletas, escapando de una tierra árida y gélida que no crea trabajo. Para regarla y calentarla no basta una ley de emprendedores ni simples medidas de política económica. Se necesita el Espíritu para vivificarla y hacerla fecunda, para dar nuevo entusiasmo y ganas de vida y de futuro a tantos jóvenes y no tan jóvenes que lo están perdiendo. «Ven, padre de los pobres», ven, padre de los jóvenes.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook