Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Cultura de la Unidad
Abril - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Células vivas

Serenella Silvi


“Su” movimiento Aunque nunca pensó en fundar los Focolares, Chiara ha dado vida a una red de miles y miles de grupos que “son sólo amor”.

«Eran tiempos de guerra y todo se derrumbaba…». La conocida historia de Chiara se ha podido oír entre los rascacielos de Nueva York o São Paulo o en la periferia desolada de grandes metrópolis como Bombay o Nairo-bi, relatada tanto a pequeños grupos como a multitudes que colmaban estadios de todo el mundo; una historia que ha echado raíces en el Evangelio, en una fe potente en Dios amor. Pero también es una invitación apremian-te a vivir el amor recíproco, a fin de que él nos conduzca siempre por el camino que desde siempre está marcado para la humanidad: la fraternidad… universal. La historia empezó en una ciudad relativamente pequeña, Trento, pero ha llegado hasta los remotos poblados de Indonesia o del corazón de Amazonia, donde nunca se había oído hablar de Trento ni de su concilio. Es la his-toria de alguien que ha traído con su vida y su ser el don que Dios le encomendó, de cuya envergadura ni siquie-ra ella era consciente al principio, pero cuyo desarrollo siguió a través de unos acontecimientos siempre nuevos, poniendo todo su corazón en ese Dios suyo que una vez le hizo sentir en el alma: “Entrégate completamente a mí”. Mucha gente, primero cientos, luego miles y ahora millones de personas la han seguido, aportando esfuerzo y talento en la realización de una unidad que puede parecer un sueño cada vez que estallan nuevos conflictos, co-mo en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, cuando todo empezó. Si hoy entras en el Palacio de Cristal de la ONU, dirías que se trata de una fortaleza, con detectores de metal por todas partes. Así era también el 28 de mayo de 1997, cuando Chiara habló allí. Se percibía entonces el eco del mismo espíritu, el de Trento, pero presentado con un rostro nuevo. Los puntos fundamentales de siempre pe-ro ofrecidos como una atrevida propuesta: el amor recíproco aplicado entre las naciones por un bien mayor. Una propuesta que parecía poco probable oír por allí, pronunciada ante quienes están llamados justamente a favore-cer el diálogo en todos los niveles. Pero Chiara ya veía realizada esa propuesta, porque gracias a ella ya existen miles de “focolares encendidos” en el mundo, “focolares” encendidos por “su” movimiento, los Focolares. «Tengo que dar testimonio siempre de ese Dios al que amo por encima de todo», dijo en aquella ocasión. Por eso el ideal de su vita se ha difundido como una mancha de aceite por muchos países del mundo. Es una gran familia muy unida. También podría parecerse a una gran red unida por muchos nudos. Se trata de comunidades pequeñas y menos pequeñas, temporales o estables, cuya riqueza es la vida evangélica, debido al «donde dos o más están unidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mt 18, 20). Por eso son puntos de esperanza e iluminan caminos nuevos «que harán sonreír al mundo», también ésta una expresión de Chiara. Esta red podría manifestarse como un calidoscopio, o sea, combinaciones de colores siempre distintas. A par-tir de Chiara se han formado grupos de personas que trabajan, por ejemplo, para renovar el arte renovado, por una política a medida del hombre. Unos trabajan en ayuntamientos, otros en colegios, en fábricas o en clubs de-portivos… Mil colores distintos con una misma raíz. Chiara misma dijo una vez que muchas personas que habían perdido el sentido de la vida lo volverían a en-contrar porque en medio de ellos encontrarían a alguien que da «todo por amor». Y así ha sido, pues ella ha dado el ejemplo justo. Siempre ha estado muy cerca de los suyos, todos de alguna forma “hijos suyos”, y lo seguirá estando siempre. Las numerosísimas cartas que escribió seguirán siendo leídas y ayudarán a crear miles y miles de células vitales, los nudos de la red, las teselas del mosaico que son las innumerables pequeñas “unidades vitales” de los Focola-res. Cartas que aseguraban solidaridad al que sufría, oraciones al que estaba enfermo, respuestas a preguntas vi-tales de los jóvenes, consejos preciosos a las familias, un “lema” para un encuentro de viudos, un saludo signifi-cativo para un viaje… «Amar, amar, amar»… «Todo lo vence el amor»… «Amar siempre»… «Estar vacío de uno mismo para acoger la sabiduría»… «Permanecer siempre en Dios»… «Has fundado un gran movimiento», le repetían con frecuencia. Sí, grande, y con familias renovadas, ancia-nos comprometidos en dar la experiencia de toda una vida y muchísimos jóvenes, adolescentes, y muchos niños. Una del las más pequeñas, el día que conoció a Chiara le escribió que le parecía que había pasado un fuego a su lado. Y terminaba diciendo: «¿Sabes por qué? Porque tú eres el amor de todos, tú eres el amor del mundo». Para concluir, se me viene a la mente la Asamblea Internacional de la WCRP (Conferencia Mundial de las Re-ligiones por la Paz). Fue en 1999 en Ammán, Jordania. Chiara había sido invitada como oradora principal. En los descansos, se le acercaban muchos delegados para saludarla. Eran personas de todas las etnias, de todos los colores y edades, budistas, judíos, musulmanes, hindúes y cristianos de distintas Iglesias. Chiara se quedó sor-prendida y se dijo casi a sí misma: «Mira hasta dónde ha llegado el amor». Sí, para ella el Movimiento siempre ha sido sólo amor, nacido de un carisma que ella misma definió como «esa caridad que es unidad, que es Iglesia, que supone “dos o más”».


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook