Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro


-


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Obediencia de amor

Chiara Lubich


«Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios» (Mt 22,21)

Una Palabra contundente que proyecta nuestra vida en Dios y desde allí, con la luz y la fuerza que de ella emana, nos lanza al servicio de la humanidad. Es la respuesta a una pregunta que un grupo de fariseos y algunos hombres de Herodes dirigen a Jesús: ¿tenemos que pagar las tasas a las fuerzas romanas de ocupación o no? Es una trampa para hacerlo caer en falso. Si Jesús responde afirmativamente, los far iseos lo acusarían de colaboración con el enemigo y perdería la confianza del pueblo. Si responde negativamente, los herodianos dirían que es subversivo y lo acusarían de instigador. Entonces Jesús les pide que le enseñen una moneda de plata con la cual se pagaba el tributo y que le digan de quién es la imagen y la inscripción que está grabada. Le contestan que es la del emperador. Si es la del emperador, replica Jesús, devolved al emp erador lo que es suyo. De esta forma reconoce el valor del Estado y de sus instituciones. Pero su contestación va mucho más allá, subrayando lo que de verdad es importante: devolver a Dios lo que ya es suyo. De la misma manera que en la moneda romana está la imagen del emperador, en el corazón de cada ser humano ha sido estampada la imagen de Dios: ¡nos ha creado a su imagen y semejanza![1]. Por lo tanto le pertenecemos y a Él hemos de volver. Solamente a Él hay que darle el tributo total y exclusivo de nuestra persona. Lo más importante no es pagar los tributos al emperador romano, sino darle a Dios nuestra vida y nuestro corazón. «Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios» ¿Cómo vivir esta Palabra de vida? Renovando la estima, el sentido de responsabilidad y el compromiso por los “asuntos públicos”, respetando las leyes, tutelando la vida, conservando los bienes de la colectividad: edificios públicos, calles, medios de transporte… Ofreciendo la aportación activa, crítica y decisiva de ideas, propuestas, sugerencias, siempre para mejorar la marcha del barrio, de la ciudad, de la nación, sin esperar pasivamente, sino prestando nuestra obra de voluntariado en las estructuras sanitarias o civiles; perfeccionando nuestro trabajo. Desarrollando nuestra misión competentemente y con amor, podremos de verdad servir a Jesús en los hermanos y contribuir a que el Estado y la sociedad respondan al designio que Dios tiene para la humanidad y estén plenamente al servicio del hombre. «Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios» Andrea Ferrari, un perito mercantil de Milán, supo hacer de la oficina del Banco donde trabajaba un lugar donde poner en práctica esta Palabra de vida. Escribía: “Todas las mañanas, cuando faltan pocos minutos para las ocho y media, ficho, entro en el edificio de oficinas y empieza mi trabajo diario. Pero qué trabajo más raro el mío: ir y venir, subir escaleras, esperar ante puertas cerradas, recibir y llevar expedientes, y esto durante muchos años… Si conservo la caridad a pesar de los contratiempos, a pesar de esas cartas que hay que rehacer hasta tres veces, habré hecho toda mi parte, porque considero que es justamente Jesús quien me ha puesto aquí”. “Soy un contable –decía dirigiéndose a Jesús con sencillez – y te sirvo como contable. ¡He aquí mi vida, Señor, quiero convertirla toda en Amor!”. Un día una señora anciana, que en la ventanilla siempre se había sentido tratada por él no como una cliente anónima sino como una “persona”, al no saber expresarle su agradecimiento le llevó ¡un cestito con huevos! Andrea murió en el hospital de Turín a los 31 años, como consecuencia de un accidente en la calle. “¿Tendré que morir solo, sin ver a nadie?”. La religiosa le contestó que era necesario aceptar la voluntad de Dios. Al oír esta frase Andrea se reanimó y sonrió: “Hemos aprendido a reconocerla siempre, como ideal nuestro, incluso en las cosas pequeñas, incluso – y aquí guiñó el ojo con la gracia que lo caracterizaba – incluso ante un semáforo en rojo”[2]. Obedeció a Dios y en aquella obediencia de amor se fue con Él.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook