Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Código 20
Marzo - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Manos Unidas - Un máximo histórico

Ana Moreno Marín


Código 20

Manos Unidas ha recaudado 6,1 millones de euros en 2007. Un máximo histórico. Más de 820 proyectos en todo el mundo y más de 8,7 millones de personas ayudadas. Ahí es nada. Uno de los datos más relevantes es que el sector público sólo ha ayudado en un 19%. El resto, aportaciones particulares. ¿Y el dinero? Se destina a más de 65 países, especialmente africanos y asiáticos. Cada minuto muere una mujer a causa de su embarazo; cerca del 85% en África. Es decir, que cada año más de 500.000 mujeres mueren por complicaciones en el embarazo y el parto que se pueden prevenir y tratar. Por ello, la campaña de 2008 va dedicada a las madres “con derecho y esperanza”. Y es que parece mentira que una anemia sea capaz de llevarse la vida de una embarazada en Asia... «Encantadora, muy alegre, con ganas de vivir y siempre cantando pero, sobre todo, con una gran fortaleza interior», así define a la mujer de Malawi Amparo Cuesta, una misionera que ha estado treinta años ayudando y gestionando hospitales en este pequeño país que sufre desde hace más de veinte el azote del sida, «con una mortalidad desastrosa que se lleva a la población de entre 15 y 30 años». Es más sobrecogedor cuando añade cifras, como que una mujer seropositiva tiene un 85% de posibilidades de morir en el parto. «La mujer es el futuro de África –asegura–; no sólo es la que lleva todo el peso de la familia, sino que es también la que se está ocupando de cuidar a los enfermos de sida». Las causas de muerte en Malawi, como en otros países en desarrollo, derivan del tener muchos hijos, 8 o 9, de los que 3 o 4 se perderán por el camino: rupturas de útero, malnutrición, malaria, sida... «Lo importante en Malawi es la vida», afirma esta africana de corazón. Es optimista y dice que hay esperanza. Las donaciones llegan, y proyectos como los de Manos Unidas son de gran ayuda. Pero, sobre todo, confía en la mujer africana y en que transmita esa fortaleza extraordinaria a los hijos. También la educación formará parte de la campaña. En Manchai (Perú) se quiere construir un centro de educación ocupacional. Su población, cuarenta mil habitantes que emigraron hace veinte años huyendo del terrorismo de Sendero Luminoso. La zona, considerada por la ONU de extrema pobreza, no tiene “servicios elementales para vivir decorosamente”. Casi el 50% de la población activa se encuentra desempleada, causa de un alarmante aumento de violencia familiar. José Chuquillanqui, actual vicario de la archidiócesis de Lima, ha realizado acciones ayudando a más de 10.000 personas. «No es asistencialismo puro, que limita sus capacidades y crea parásitos; cada uno tiene un compromiso, un aporte o mano de obra; y así en estos últimos doce años Manchay ha experimentado un poco de desarrollo». Han ayudado a más de 1.500 mujeres y ahora, con el nuevo proyecto, «queremos madres sanas, con derecho y esperanza, pero también preparadas desde adolescentes». Son sólo dos ejemplos, de otros 800. Quizás ahora sepamos mejor dónde va esa moneda que generosamente damos a los voluntarios o en las iglesias. Un deseo: «colaborar con nuestro esfuerzo para que el mundo sea más luminoso y humano, y se abran así las puertas hacia el futuro» (SPE SALVI). ¡Pero que se abran para todos! Ana Moreno Marín Una historia que contar - Tres aragoneses atrapados en el Chad Así rotulaban los periódicos al conocer que, en pleno ataque rebelde en el Chad, tres oftalmólogos aragoneses que realizaban un proyecto con la ONG Ilumináfrica no podían regresar. Ángel Domínguez era uno de ellos. Recién llegado, nos cuenta la historia. No es la primera vez que viaja con un proyecto. El año pasado estuvo en Vietnam: «La expedición la organizó y financió Pfizer, una multinacional de la sanidad y oftalmología que distribuye gratuitamente antibióticos contra el tracoma en países subdesarrollados. Fuimos nueve oftalmólogos españoles y operamos de tracoma 1.060 párpados en diez días (enfermedad infecciosa que produce conjuntivitis y ceguera a medio-largo plazo). Fue una experiencia inolvidable». Lo más difícil fue el idioma, tanto que está aprendiendo inglés: «Teníamos traductoras vietnamita-inglés, pero con mi nivel no lograba expresar mis sentimientos y fue un gran dolor. La comida era muy distinta, pero procuré superar los escrúpulos probando todo, incluso vísceras de perro». Vietnam fue una providencia insospechada, «una llamada especial», añade. A África iba con la fundación Ilumináfrica, formada principalmente por oftalmólogos, y la de febrero era la tercera expedición a Dono-Manga (Chad). «Sabía de la existencia de miles de personas ciegas, como en la mayoría de países subdesarrollados, por cataratas o tracoma, y vi la oportunidad de aliviar a muchas personas, prójimos míos». El tracoma es evitable, en Europa prácticamente inexistente. Cuando era pequeña, se clavó una rama en un ojo produciéndole una catarata bilateral traumática; en el otro, otra catarata. A los 15 años, estaba prácticamente ciega. Es una de las 98 personas que han operado. En total, 85 cataratas y 13 tracomas. «Recuperar la visión les da la vida… Alguno se estaba muriendo de hambre por no poder buscar comida. Hay que verlos cuando les quitas el vendaje: una sonrisa iluminaba su cara. Sólo por eso merece la pena». Es triste que esta noticia increíble no sea el titular. Del Chad se ha hablado mucho por su inestabilidad política, pero ¿cómo es esa cara de la que no se habla? «Sus condiciones de vida son muy duras. Los poblados parecen prehistóricos. La población es tranquila y se la ve feliz; la mujer lleva todo el peso. Y la sanidad es muy básica, gracias a la inversión extranjera, generalmente auspiciada por la Iglesia católica; existen hospitales con actividad quirúrgica o médica». Estando al Sur del Chad no recibieron el ataque rebelde, pero tuvieron que abandonar el país por seguridad. Dada la espiral de violencia en la capital, salieron por la frontera de Camerún. En el camino, aventura y miedo. «Fueron nueve horas interminables por carretera esteparia pasando numerosos controles policiales al uso africano. Eran cada vez más duros, y los “agentes”, por decir algo, iban cada vez más armados y nos gritaban en sus lenguas locales o en un francés incomprensible. Nuestro conductor, chadiano, persona de confianza del obispo de Lai (el zaragozano Miguel Ángel Sebastián), fue nuestro salvador en todo el viaje, especialmente en estos momentos de tensión». ¿Qué papel tiene el obispo en todo esto? «Es una pieza clave para toda su comunidad –dice–; ha atraído muchas inversiones. Y ha conseguido fondos y donaciones para el hospital donde trabajamos. Si estuvimos allí es en buena medida por él». Ángel asegura que ha sido una revolución interior, sobre todo el «trabajar por y con estas personas como hermanos e hijos de un mismo Padre. Darles algo que el mundo les niega, compartir sus dificultades, tener una relación de amor, reciprocidad y fraternidad». Algo muy gratificante que ayuda a superar todo lo demás, incluso las situaciones de peligro. ¿Y a la vuelta? «Pones cara a esos prójimos que salen en las noticias envueltos en guerras sin sentido, catástrofes o en la miseria y puedes pedir por ellos o remangarte e ir en primera persona a ayudarlos».


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook