Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Junio - 2012


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Palabra de Vida - Junio 2012

Chiara Lubich


«Deberíais preocuparos no tanto por el alimento transitorio, cuanto por el duradero, el que da vida eterna. Este es el alimento que os dará el Hijo del hombre» (Jn 6, 27)*

Jesús, después de dar de comer a la multitud con la multiplicación de los panes junto al lago Tiberiades, cruzó a la otra orilla a escondidas, a la zona de Cafarnaún, para escapar de la multitud que quería hacerlo rey. No obstante, muchos se pusieron a buscarlo y le alcanzaron. Sin embargo, Él no acepta su entusiasmo demasiado interesado. Han comido el pan milagroso, pero se han quedado en la pura ventaja material sin captar el significado profundo de ese pan, que muestra que Jesús es el enviado del Padre para dar la verdadera vida al mundo. Ven en Él solamente a un taumaturgo, a un Mesías terrenal, capaz de darles el alimento material en abundancia y a buen precio. Jesús en este contexto les dirige las palabras: «Deberíais preocuparos no tanto por el alimento transitorio, cuanto por el duradero, el que da vida eterna. Este es el alimento que os dará el Hijo del hombre». El alimento que no perece es la misma persona de Jesús y es también su enseñanza, ya que lo que Jesús enseña y su persona son una sola cosa. Leyendo además, más adelante, otras palabras de Jesús, se ve que este pan que no perece se identifica también con el cuerpo eucarístico de Jesús. Por lo tanto, se puede decir que el pan que no perece es Jesús en persona que se nos da en su Palabra y en la Eucaristía. «Deberíais preocuparos no tanto por el alimento transitorio, cuanto por el duradero, el que da vida eterna. Este es el alimento que os dará el Hijo del hombre». La imagen del pan aparece a menudo en la Biblia, lo mismo que la del agua. El pan y el agua representan los alimentos primarios, indispensables para la vida del hombre. Jesús, aplicando a sí mismo la imagen del pan, quiere decir que su persona y su enseñanza son indispensables para la vida espiritual del hombre, así como lo es el pan para la vida del cuerpo. Sin duda, el pan material es necesario. Jesús mismo se lo procuró milagrosamente a la multitud. Pero por sí solo no basta. El hombre lleva en sí mismo –tal vez sin darse perfectamente cuenta de ello– un hambre de verdad, de justicia, de bondad, de amor, de pureza, de luz, de paz, de alegría, de infinito, de eternidad, que nada en el mundo puede colmar. Jesús se propone a sí mismo como el único capaz de saciar el hambre interior del hombre. «Deberíais preocuparos no tanto por el alimento transitorio, cuanto por el duradero, el que da vida eterna. Este es el alimento que os dará el Hijo del hombre». Sin embargo, al presentarse como el «pan de vida», Jesús no se limita a afirmar la necesidad de nutrirse de Él, es decir, de que es necesario creer en sus palabras para tener la vida eterna, sino que quiere inducirnos a hacer la experiencia de Él. De hecho, con la palabra «preocuparos no tanto por el alimento transitorio», nos hace una invitación apremiante: dice que es necesario poner en práctica todos los medios posibles para procurarse este alimento. Jesús no se impone, sino que quiere ser descubierto, quiere ser experimentado. Ciertamente, el hombre con sus solas fuerzas no es capaz de alcanzar a Jesús. Lo puede hacer por un don de Dios. Sin embargo, Jesús invita continuamente al hombre a disponerse a acoger el don de sí mismo, que Jesús le quiere dar. Y justamente esforzándose en poner en práctica su Palabra, el hombre llega a la fe plena en Él, saborea su palabra como se saborea un pan recién hecho y sabroso. «Deberíais preocuparos no tanto por el alimento transitorio, cuanto por el duradero, el que da vida eterna. Este es el alimento que os dará el Hijo del hombre». La Palabra de este mes no tiene por objeto un punto particular de la enseñanza de Jesús (por ejemplo: el perdón de las ofensas, el desapego de las riquezas, etc.), sino que nos vuelve a llevar a la misma raíz de la vida cristiana, que es nuestra relación personal con Jesús. Yo pienso que el que ha comenzado a comprometerse a vivir su Palabra y sobre todo el mandamiento del amor al prójimo, síntesis de todas las palabras de Dios y de todos los mandamientos, advierte de algún modo que Jesús es el «pan» de su vida, capaz de colmar los deseos de su corazón, la fuente de su alegría, de su luz. Poniéndola en práctica ha llegado a gustar la Palabra, por lo menos un poco, como la verdadera respues-ta a los problemas del hombre y del mundo. Y, dado que Jesús «pan de vida» hace don supremo de sí mismo en la Eucaristía, acude espontáneamente a recibir con amor la Eucaristía y ésta ocupa un lugar importante en su vida. Entonces, es necesario que quien de nosotros haya hecho esta estupenda experiencia, con la misma premura con la que Jesús impulsa a procurar el «pan de vida», no guarde para sí su descubrimiento, sino que lo comunique a otros para que muchos encuentren en Jesús todo lo que su corazón busca desde siempre. Es un enorme acto de amor que hará a sus prójimos para que ellos también conozcan la verdadera vida ya desde esta tierra y tengan la vida que no muere. ¿Qué más se puede desear? *Publicada en Ciudad Nueva nº 204, agosto 1985.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook