Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Correspondencia
Junio - 2012


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Correspondencia


Alimentos kilométricos / Por convicción

Alimentos kilométricos Según un informe de Amigos de la Tierra, en 2007 el Estado español importó más de 29 millones de toneladas de alimentos, lo cual supuso emitir casi 5 millones de toneladas de CO2. Y las importaciones siguen aumentando a pesar de la amenaza del cambio climático. De hecho, la agricultura industrial es uno de los sectores que más contribuye al calentamiento global, pero no se tiene en cuenta. Dicho informe destaca los siguientes datos: la importación de alimentos creció más de un 50% entre 1995 y 2007; el medio de transporte más usado es el barco y el que menos el tren, aunque éste tiene un impacto ambiental veinte veces menor que el transporte por carretera; los grupos de alimentos que más kilómetros viajan son los cereales y piensos, café y especias, pescados y mariscos, frutas y legumbres (muchos de ellos recorren más de 5.000 km hasta llegar a nuestros platos); el principal origen de los alimentos que importamos sigue siendo Europa, pero las importaciones desde América Central y del Sur ya suponen el 39% del total. Incluso los alimentos que normalmente identificamos con nuestra dieta, como el vino o los garbanzos, se producen a miles de kilómetros. El 87% de los garbanzos, por ejemplo, son importados, principalmente de México, mientras que la superficie dedicada a este cultivo ha disminuido drásticamente en España. El mayor impacto ambiental y social se debe a la masiva importación de cereales y piensos para la ganadería industrial. Importamos más de 14 millones de toneladas, de las cuales 7 millones de toneladas de soja procedentes principalmente de Argentina y Brasil, donde la expansión de estos cultivos está provocando la deforestación del Amazonas. Los datos demuestran que el sistema industrial de agricultura y alimentación agrava la crisis climática, alimentaria y ecológica. Sin embargo la agricultura campesina y de pequeña escala contribuye al bienestar ambiental y genera empleo. Tanto las políticas agrarias estatales como la de la Unión Europea, en proceso de reforma, y las políticas comerciales deberían tenerlo en cuenta fomentar un modelo agrario más justo y sostenible. T. A. Por convicción En plena campaña de la declaración de la renta, un amigo me ha enviado por correo electrónico los consejos que da el obispo de su diócesis. Me ha llamado la atención el tono de la carta. Además de agradecer a sus feligreses el apoyo que dan a las diversas actividades de la Iglesia, subraya que el aspecto de «buen samaritano» es más evidente en estos momentos de crisis económica, porque «es lo que se ve y lo que la sociedad en general aprecia». «Pero hay una labor religiosa y espiritual –añade– que no se ve ni aprecia tanto, que no es cuantificable en números, pero es la más efectiva. Es la formación de la conciencia como base de comportamientos justos, leales, solidarios y generosos». Pone como ejemplo unas palabras que el papa dirigió a los jóvenes durante la última Jornada Mundial de la Juventud: «Vosotros, que sois muy sensibles a la idea de compartir la vida con los demás, no paséis de largo ante el sufrimiento humano, donde Dios os espera para que entreguéis lo mejor de vosotros mismos: vuestra capacidad de amar y de compadecer». He leído en alguna parte que distintas ONGs han notado un aumento de la solidaridad en términos de ayuda económica a los necesitados. Por tanto, no me resulta extraña la afirmación de este obispo cuando dice que «cada año hay más personas que ponen la X en la casilla correspondiente a la Iglesia Católica», porque saben lo que ello significa. Luego entiendo que, no obstante toda la mala prensa que suscitan los distintos escándalos que se dan dentro de la Iglesia, es más fuerte la convicción de que «marcar la casilla a favor de la Iglesia no cuesta nada y rinde mucho», como dice este obispo. Y este hecho sí que es notable: que cada vez haya más gente que actúa según sus convicciones y no según la tendencia que marquen la moda y los medios de comunicación. F. M.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook