Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Hablando de
Mayo - 2012


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

MEDICINA: Ojo con lo que se dice

Victoria Ciprián


Todos hemos oído hablar en alguna ocasión del «efecto placebo», es decir, ese fenómeno que se produce cuando a un paciente se le suministra algo que se parece a un medicamento, pero que en realidad no lo es, y eso es suficiente para que se sienta mejor.

Sin embargo, quizá sea menos conocido por el común de los mortales el «efecto nocebo». Este otro fenómeno se produce cuando a un paciente se le comunica un diagnóstico negativo, ya sea acertado o erróneo, y eso le produce una auténtica desesperación. No se trata sólo de que lo que se le dice al enfermo incide en su estado de ánimo, que puede estar más o menos inclinado a mantener un buen humor, sino que en algunos casos, sin duda extremos, ha llegado a provocar graves consecuencias. Ha habido algunos casos raros en los que el paciente ha muerto después de haberle diagnosticado un tumor que al final resultó que no existía. Pensemos en esos prospectos que acompañan a todas las medicinas y que por lo general contienen una lista de efectos colaterales. En muchas ocasiones, el paciente empieza a notar esos efectos justo después de haber leído el prospecto. Algunos experimentos al respecto han puesto de manifiesto que esto es realmente así. Uno de estos experimentos consistió en suministrar a un grupo de voluntarios un verdadero antimigrañoso y a otro grupo un falso fármaco. A unos y otros se les explicó en detalle los efectos secundarios que podría tener el fármaco, como náuseas y vómitos. Pues bien, justo eso es lo que sufrió el 40% de los que habían tomado el falso medicamento. También pensemos, por otra parte, en lo importante que es ese momento en que un médico le comunica a un paciente la gravedad de la enfermedad que padece y las previsiones sobre la evolución de la enfermedad. Los médicos deberían plantearse muy seriamente cómo tienen que transmitir las malas noticias a sus pacientes, o al menos eso es lo que piensan no pocos psicólogos. Será por eso que en algunos hospitales se llevan a cabo cursos sobre comunicación en el ámbito medico. La verdad es que es una situación bastante delicada la que afronta un médico cuando se ve en la coyuntura de tener que comunicarle a un enfermo un diagnóstico fatal. ¿Se lo dice todo o no? ¿Se lo dice directamente al paciente o es mejor empezar por sus familiares? No es fácil. Ahora bien, hay quien opta por una tercera posibilidad, que es revelarle al paciente tanta verdad cuanta él esté preparado a asimilar en ese momento. Se trata de un procedimiento más complejo y trabajoso, pues presupone haber escuchado atentamente al enfermo, y todos sabemos el poco tiempo y espacio que hoy en día se reserva a esa relación entre el médico y el paciente. Pero esa relación nunca podrá ser sustituida por algo instrumental, como son los medicamentos y los aparatos, por costosos y sofisticados que éstos sean. La vida de un enfermo puede verse acortada no sólo por los actos, sino también por las palabras y las maneras del médico. Una máxima similar a ésta aparece recogida en el primer código ético de la American Medical Association, que data de 1847. Y si la vida del enfermo puede verse acortada, también podrá verse alargada, es decir, acompañada hasta que se apague naturalmente.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook