Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Mayo - 2012


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

El gran reto: unidad en la diversidad

Hermann Wouter


9 de mayo, Día de Europa. Reflexiones de Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, sobre el papel de los cristianos en Europa.

De todos los líderes europeos, el presidente actual del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, es uno de los menos conocidos por el gran público, a pesar de que desempeña una de las funciones más importantes en la Unión Europea. Quizá es porque prefiere trabajar en lugar de pasarse el tiempo concediendo entrevistas a los periódicos y a la televisión. Después de una reunión que tuvo lugar en Bruselas entre varios líderes religiosos ortodoxos, católicos, judíos, musulmanes y budistas, formuló unas reflexiones sobre el papel de los cristianos en Europa. Reproducimos una síntesis que él mismo revisó para Nouvelle Cité. Paz y reconciliación, conceptos siempre actuales La primera comunidad del carbón y del acero nació del espíritu de paz y de reconciliación que siguió a la Segunda Guerra Mundial con sus millones de muertos. Perdonar y reconciliarse, dos temas importantes en la tradición católica, es lo más difícil que hay en la vida, pues exige una conversión, una transformación. En ese momento, los democristianos con Schuman, De Gasperi y Adenauer entre otros, ocupaban el poder en el Benelux, en Alemania, en Francia y en Italia, y estaban dispuestos a dar ese paso gigantesco, a pasar página y volver a empezar, incluso con Alemania Occidental. Hoy la paz y la reconciliación siguen siendo conceptos actuales. No tanto para los jóvenes de Europa occidental, que conocen los relatos de la guerra de segunda mano. La conciencia de que antaño las cosas eran diferentes ya ha desaparecido de nuestra cultura, y la sociedad de hoy, la «sociedad del instante», no ayuda a forjarse una conciencia histórica. Pero en Europa del Este la cosa es diferente, pues la guerra fría y el régimen comunista siguen estando bien presentes en la conciencia colectiva. En la antigua Yugoslavia, por ejemplo, se libró hasta hace sólo quince años una guerra civil que acarreó actos de genocidio. Estos países sueñan con formar parte, antes o después, de la Unión Europea. En ellos está muy viva la idea de Europa asociada a la paz y a la reconciliación. De modo que tenemos que velar por conservar estos valores originarios: la idea de Europa se funda en el concepto de unidad en la diversidad. A día de hoy, la Unión Europea cuenta con 27 Estados, 27 historias diferentes y 23 idiomas, que en cierto modo debemos procurar que trabajen juntas. Actualmente esto se hace esencialmente en el plano institucional. El gran desafío consiste en realizar la unidad en la diversidad también en la vida cotidiana de los ciudadanos de los Estados miembros. Pero, para vivir la multiculturalidad, hay que reconocer el valor de una especie de raíz común: democracia política, Estado de derecho, igualdad entre hombres y mujeres, y separación entre Iglesia y Estado. Es imposible construir una sociedad si no aceptamos esta civilización única. Sin embargo, sí puede haber una sociedad en cuyo seno coexistan diferentes estilos de vida. En este punto hay que ser tolerantes. Fomentar un sentimiento común Sin embargo, en una sociedad tan fragmentada, se puede desarrollar una fuerte agresividad. Por eso hay que reforzar la idea de «capital social». El pensamiento centrado en la hostilidad se combate comprometiéndose a construir la comunidad y fomentando un sentimiento común. En esto las religiones pueden desempeñar un papel importante, ya que tradicionalmente se concentran en el otro, en la solidaridad entre las personas. Hoy la humanidad espera que las religiones devuelvan coherencia y entusiasmo a la sociedad. Durante la etapa de la perestroika y la glasnost, cuando el presidente Gorbachov visitó a Juan Pablo II y le pidió que contribuyese a la reconstrucción moral de Rusia, lo que hizo fue lanzar un llamamiento al cristianismo para el rearme moral, contra el reino de la mentira que había caracterizado la etapa anterior. La mentira y las apariencias caracterizan igualmente nuestra sociedad cosificada. En este ámbito el cristianismo puede dar su aportación. En efecto, las verdades oficiales y abstractas se aceptan peor. Cada cual define por su cuenta lo que es verdad. En una cultura así, el testimonio de las personas reviste gran importancia, pues la gente ya no cree en las verdades generales; sólo cree en personas reales que encarnan esas verdades. Europa necesita personas que, mediante una actitud positiva, estén dispuestas a construir algo juntas sin ver al otro como un enemigo. Y por eso precisamente la democracia requiere una base moral y espiritual. Los cristianos deben desempeñar un papel importante en este ámbito. Personalmente, soy un gran partidario de la separación entre Iglesia y Estado, pero no de una estricta separación entre la fe y el mundo. Actualmente hay un gran deseo de espiritualidad trascendente, pero también, y más que nunca, de ver a los cristianos comprometerse en el mundo. LA POLÍTICA: UN COMBATE, NO UNA GUERRA «Ciertas formas de populismo crean una oposición entre “nosotros” y “ellos”. El infierno son los otros. El verdadero humanismo pretende reunir; parte del “yo y tú” en lugar de “nosotros” y “ellos”. Por supuesto, un partido político debe subrayar su identidad, hacer oír su diferencia. La política es un combate, pero no puede ser una guerra». Herman Van Rompuy Del discurso de aceptación del doctorado honoris causa por la Universidad de Louvain-la-Neuve (Bélgica) el 2 de febrero de 2010.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook