Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Marzo - 2012


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Buscando un sentido al último viaje de la vida

Antoni Pedragosa


Entrevista al oncólogo José Luis Guinot, autor del libro «Al final de este viaje».

En la sala Àmbit cultural de unos grandes almacenes de Barcelona se presentó en noviembre pasado un libro, «Al final de este viaje», cuyo subtítulo es «Buscando un sentido a la vida». El evento se repitió en enero en un ámbito similar de un céntrico centro comercial madrileño, y de nuevo ocurrirá en Sevilla el 23 de marzo. El autor del libro es el Dr. José Luis Guinot, actualmente jefe del servicio de Oncología Radioterápica en el Instituto Valenciano de Oncología, donde desempeña su tarea como hombre de ciencia y médico oncólogo. José Luis Guinot también es vicepresidente de la Asociación Viktor E. Frankl, cuyo objetivo es el apoyo emocional ante la enfermedad, el sufrimiento y la muerte. Aquí es donde el Dr. Guinot despliega aún más su dimensión humana, que considera muy necesaria en toda actividad médica. A tal efecto imparte cursos de ayuda y talleres para pacientes con cáncer y para sus familiares. En este libro, el Dr. Guinot no pretende responder a las grandes incógnitas que nos acompañan desde el principio de la vida, sino que trata de orientarnos sin prejuicios para afrontar nuestro final. Por qué vivimos es siempre una incógnita, pero si nos preguntamos para qué vivimos, entonces se verá si sabemos encontrarle o no un sentido a nuestra vida y a nuestra muerte. –Dr. Guinot, ¿por qué ha escrito este libro? –Los profesionales de la salud además de enfrentarnos como cualquier persona a los grandes interrogantes del ser humano, nuestro origen y nuestro destino, nos enfrentamos también de manera especial a la enfermedad, el sufrimiento y la muerte. Hace unos años escribí un libro sobre la enfermedad, «Entre el miedo y la esperanza», sobre la experiencia de afrontar un cáncer. Ahora tenía la necesidad de compartir nuevas reflexiones, no sobre la muerte y si hay algo o no más allá, lo cual es una cuestión de fe, sino sobre el final de la vida, la que se vive antes de la muerte, en el proceso de morir, y cómo nos cuestiona esta experiencia sobre la forma en que vivimos, la finalidad de la vida, en qué la apoyamos. –¿Por qué cree que la sociedad occidental considera tabú el tema de la muerte y parece que la quiera ocultar? –La sociedad actual nos vende una imagen falsa de la felicidad; nos dice que se obtiene poseyendo un cuerpo perfecto, ganando dinero, propiedades. En esa visión la muerte es un absurdo, un fracaso, da miedo por todo lo que se pierde. Por eso se prefiere no mirarla a la cara. Pero la realidad es otra. La muerte, al igual que la enfermedad, está ahí, es parte de la vida, y quizás es lo que nos hace más iguales a todos los seres humanos. Hemos de cambiar nuestra visión del final de la vida de manera que no sea una tragedia, sino una conclusión de la obra de nuestra vida. Si la apoyamos en cosas caducas, sufriremos más y será imposible ser feliz. Si la apoyamos en lo que permanece, cuidando el propio cuerpo, trabajando con vocación, atendiendo a quienes queremos, rezando, pero no para nuestro beneficio sino por amor, la felicidad brota espontáneamente, y al morir no desaparece, porque el amor es más fuerte que la muerte. –El alto índice de personas con depresión que existe actualmente, ¿puede estar relacionado con el hecho de que no se sabe encontrar sentido a la vida? –La depresión, el vacío existencial, como lo denomina Viktor Frankl, es una auténtica epidemia en el mundo occidental, donde se da una tasa creciente de suicidios, especialmente entre los jóvenes. Una vida vivida para sí misma se asfixia, se agota, deja siempre insatisfecho y pide más, como la droga. Sin embargo, el ser humano está hecho para relacionarse con los demás. Sólo una vida vivida para los demás merece la pena ser vivida, decía Einstein. La depresión extrínseca, debida a causas externas, implica un planteamiento de la vida cerrado, que no ve más allá y se olvida de que hay alguien a nuestro lado que también sufre. Paradójicamente, cuando dejamos de mirarnos a nosotros mismos y transformamos nuestro sufrimiento en amor por quien tenemos al lado, entonces encontramos un sentido. Como dice Chiara Lubich, «el hombre es plenamente feliz si pone en marcha y mantiene encendido el motor de su vida, el amor». El amor nos hacer levantar la mirada y ocuparnos de los demás. –El mundo moderno ha exagerado la conciencia del «yo individual» y ha dejado a un lado la cultura del compromiso y del vínculo. ¿No cree que lo estamos pagando caro tanto en la forma de vivir como en la de morir? –La sociedad moderna ha puesto de relieve al individuo, ha descubierto la libertad, ha luchado por la igualdad, nos ha hecho tomar conciencia de que somos únicos e irrepetibles. Pero sólo recientemente ha comenzado a descubrir la fraternidad, la evidencia de que sólo comprometiéndonos con los demás podemos construir un mundo más unido. La muerte se ha convertido en un hecho individual y se tiende a que se note lo menos posible para que la maquinaria social siga adelante. Eso lleva a que los momentos más importantes de la vida, los del final del viaje, sean vividos en soledad. No obstante el individuo desaparezca con la muerte, la persona, en la medida en que haya compartido con otros un proyecto en común que sigue adelante, que haya impregnado la vida de los demás, se mantiene. –Por último, Dr. Guinot, a pesar del esfuerzo clínico, en su especialidad los tratamientos a menudo no pueden detener la enfermedad. ¿No es esto motivo de un gran desgaste emocional para los oncólogos? –Si nuestro objetivo fuese sólo curar la enfermedad para evitar la muerte, nuestro trabajo sería un fracaso, ya que en realidad lo único que estaríamos haciendo sería posponerla, pues ésta nos llegará a todos. Por supuesto que hacemos todo lo posible para curar un cáncer, pero también es función nuestra ayudar a convivir con la enfermedad, aliviar sus síntomas para dar calidad de vida y estimular al paciente a que le encuentre sentido a la vida que le toca vivir. Hemos de reconocer que es tan importante saber operar, administrar bien la quimio o la radioterapia como saber estar, acompañar al paciente y a su familia asegurando que les vamos a ayudar hasta el final. Las muestras de gratitud de los pacientes, así como las de sus familiares días después de morir sus seres queridos, indican que estamos haciendo bien nuestra labor. Y para mantener las fuerzas en momentos difíciles es esencial trabajar en equipo, porque donde uno no llega o flaquea, los demás compañeros toman el relevo. Es una verdadera vocación compartida.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook