Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Febrero - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Mirad cómo se aman

Chiara Lubich


Palabra de vida de febrero del 2008 “El que observe (estos mandamientos) y los enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos” (Mt 5, 19).

Rodeado por la muchedumbre, Jesús sube a la montaña y pronuncia su célebre discurso. Las primeras palabras: “Bienaventurados los pobres de espíritu, bienaventurados los mansos…”, ya indican la novedad del mensaje que ha venido a traer. Son palabras de vida, de luz y de esperanza que Jesús entrega a sus discípulos para que los iluminen y su vida adquiera sabor y significado. Transformados por este gran mensaje, se los invita a transmitir a otros las enseñanzas recibidas y traducidas en vida. “El que observe (estos mandamientos) y los enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos.” Hoy más que nunca, nuestra sociedad necesita conocer las palabras del Evangelio y dejarse transformar por ellas. Jesús debe poder repetir de nuevo: no os enojéis con vuestros hermanos; perdonad y os perdonarán; decid la verdad para no tener que recurrir al juramento; amad a vuestros enemigos; reconoced que tenéis un solo Padre y que todos sois hermanos y hermanas; todo lo que queráis que los demás hagan por vosotros, hacedlo también por ellos. Éste es el sentido de algunas de las muchas palabras del “sermón de la montaña”, y si las viviésemos bastarían para cambiar el mundo. Jesús nos invita a anunciar su Evangelio. Pero antes de “enseñar” sus palabras, nos pide que las “cumplamos”. Para ser creíbles, tendremos que ser “expertos” del Evangelio, un “Evangelio vivo”. Sólo entonces podremos testimoniarlo con la vida y enseñarlo con la palabra. “El que observe (estos mandamientos) y los enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos.” ¿Cuál es el mejor modo de vivir esta Palabra? Permitir que sea Jesús mismo quien lo enseñe, atrayéndolo a nosotros y entre nosotros con nuestro amor recíproco. Él nos sugerirá una palabra para acercarnos a las personas, nos indicará el camino, nos abrirá la puerta que da al corazón de los hermanos, y así dar testimonio de Él allí donde nos encontremos, incluso en los ambientes más difíciles y en las situaciones más intrincadas. Veremos que el mundo, esa pequeña parte de mundo donde vivimos, se transforma, se convierte a la concordia, a la comprensión y a la paz. Lo importante es mantener viva su presencia entre nosotros con nuestro amor mutuo, dóciles para escuchar su voz, la voz de la conciencia, que siempre nos habla si sabemos acallar las demás. Él nos enseñará cómo “cumplir” con alegría y creatividad hasta los preceptos “mínimos”, de manera que cincelemos con perfección nuestra vida de unidad. Que se pueda repetir de nosotros, como una vez se dijo de los primeros cristianos: “Mirad cómo se aman, y el uno está dispuesto a morir por el otro”. Gracias a nuestras relaciones renovadas por el amor, se podrá ver que el Evangelio puede generar una sociedad nueva. No podemos quedarnos con el don recibido. Estamos llamados a repetir con san Pablo: “¡Ay de mí si no predicara el Evangelio!”. Si nos dejamos guiar por la voz interior, descubriremos posibilidades siempre nuevas de comunicar, hablando, escribiendo o dialogando. Que el Evangelio, a través de nuestras personas, vuelva a brillar en nuestras casas, en nuestras ciudades, en nuestros países. También en nosotros florecerá una nueva vida; la alegría crecerá en nuestro corazón; el Resucitado resplandecerá mejor… Y Él nos considerará “grandes en su Reino”. Lo demuestra de un modo excelente la vida de Ginetta Calliari. Llegó a Brasil en 1959, con el primer grupo de los Focolares, y quedó impactada por las graves desigualdades del país. Puso tesón en el amor recíproco, viviendo sus Palabras, y decía: “Él nos abrirá el camino”. Con el paso del tiempo, a su lado se desarrolló y consolidó una comunidad que hoy comprende cientos de miles de personas de toda categoría y edad, tanto habitantes de las favelas como gente de las clases acomodadas, que se ponen al servicio de los más pobres. Y así se han podido llevar a cabo obras sociales que han cambiado el rostro de las favelas en diferentes ciudades. Un pequeño “pueblo” unido que sigue dando muestras de que el Evangelio es verdadero: ésa es la dote que Ginetta se llevó cuando partió para el Cielo.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook